Orígenes del Cuy (VI)

Con esta entrega terminamos el capítulo dedicado al primer Cuy, la etapa en el semanario “La Calle”. Trata sobre un momento que recuerdo con gusto, porque tuvo mucha emoción.

Primero veamos en qué estaban el Cuy y Humberto, tomándose sus tragos. Publicada esas secuencias, con ese relax, me enteré que había naufragado uno de los intentos de unidad de los partidos de izquierda. En aquel momento no existía aún Izquierda Unida, y aquel ensayo fue uno de sus antecedentes. Los partidos de la izquierda peruana, con sus filiaciones más próximas a Moscú, o Pekín, o el trotskysmo, etc. sabían que tenían que unirse para ser más fuertes, pero se miraban con recelo, cautelando cada cual su propia parcela. El frente del momento se llamaba Alianza Revolucionaria de Izquierda (ARI) y, tras unos meses de convivencia, había estallado en fragmentos que se acusaban entre sí. Yo no pertenecía a ningún partido, pero, igual, me sentí decepcionado. Para enterarme más, fui a “La Calle”, donde el director, Ernesto Hermoza, me dijo con buen ánimo: “Oye, Juan, sácales el ancho a los partidos…” y algo así como estos inútiles se han vuelto a pelear. Mi ánimo, en cambio, se había ido oscureciendo y con rabia le respondí: “¿Y con qué autoridad podemos cuestionar a los partidos, si la propia revista que hacemos está llena de contradicciones? ¿Cómo puede ser esta una revista de izquierda y al mismo tiempo estar utilizando recursos que criticamos a las publicaciones más alienantes del sistema?” Señalé a una mujer calata a toda página, en la portada o las páginas interiores, y a titulares por el estilo, que buscaban atraer lectores. Yo los había venido viendo desde tiempo atrás, pero no había sido tan frontal en mostrar mi desacuerdo, esta vez iba revuelto. Decidí renunciar. Sentí que tenía que despedirme de los lectores y que lo haría desde la propia historieta. Las dos secuencias finales de esta entrega se publicaron en el siguiente número de “La Calle”. Ernesto tuvo la hidalguía de publicarlos sin chistar.

cuy-inicial-1980-491

“La Calle”, 25.2.1980

cuy-inicial-1980-50

“La Calle”, 3.3.1980

cuy-inicial-1980-51

“La Calle”, 3.3.1980

La anécdota no terminó allí. En la reunión de directorio que siguió a la publicación, los dueños del semanario vieron la despedida del Cuy y se animaron a… ¡clausurar “La Calle”! Supe entonces que estaban preocupados desde meses atrás por las pérdidas económicas de esta revista y que no sabían cómo remontar la situación. Los periodistas de “La Calle” me encontraron y dijeron “¡Desgraciado, tú sabías que la iban a cerrar…!” Nos reímos, yo no había sabido nada pero fui el único que se despidió.

Pocos días después, Jorge Flores Lamas, director de la empresa Runamarka, editora de “La Calle” y de la revista “Marka”, me confió un proyecto sobre el cual marchaban a prisa: Crear “El Diario de Marka”, y que allí yo podría hacer una caricatura diaria. “Caricatura, no -le respondí-. Tira cómica, yo puedo convertir al Cuy en una tira cómica”. Aceptó de inmediato y yo regresé a mi casa saltando de alegría. Una tira cómica, un diario de izquierda, relación cotidiana con los lectores… Era demasiada noticia y tenía que serenarme para cumplir mi parte.

11 Respuestas a “Orígenes del Cuy (VI)

  1. Bravo… ya toca la transformacion de Humberto en perro… la aparicion de Videchet…. el embarazo de la Pericotita, la triple tira..

    Pregunta… tengo la impresion o esa primera etapa (recogida en el unico tomo) queria abrir y cerrarse con la frase “yo tambien me siento…”???

  2. Peter_Gabriel

    Muy buen final….. digno diria yo…. que extraordinaria la primera fase de la viñeta…. justo estaba escuchando una canción de del pueblo del barrio cuando leí la viñeta…….. no sé por que fue una música adecuada para leer al cuy….. supongo que después viene la fase política del cuy…. ahora chutito vive más “casos de la vida” que otra cosa

  3. Peter_Gabriel

    Definitivamente el cuy moderno bajó de peso yo le calculo unos 2 kilos (que es bastante para la estatura del cuy) y le han crecido las orejas…. además la cámara es ingrata con el cuy antiguo…. lo poncha desde lejos y hace resaltar mas su obesidad….. en cambio al cuy moderno lo ponchan siempre en close up

  4. Peter_Gabriel

    Además la conformacion osea del cuy moderno ha cambiado… tiene mas lobulo frontal por lo que el cuy moderno evolucionó (tipo pokemon) a un cuy mas inteligente y pensante. El perfil con el que aparece es diferene ya que el cuy moderno muestra un perfil donde se le aprecian los dos ojos frente al antiguo que solo muestra uno y es puntiforme mientras el moderno tiene un ojo más occidental (redondeado)

  5. Excelentes observaciones, Peter, a mí me sirven para pensar en lo que son los años. Cuando veo a ese Cuy de los inicios, sé que era más candoroso y que ese encanto no lo tiene el actual. Pero también sé que éste pisa más tierra, tal vez está más cerca a Chutito que a Cutito. Tal vez, digo, y tengo cierta nostalgia por el Cuy auroral. Volver a los diecisiete. No, uno aprende a querer todas las etapas. Además, Gustavo Gutiérrez me dijo una vez, sobre la nostalgia, que para escuchar un bolero están bien unos minutos, y ya, qué hay de nuevo, viejo.
    Tus anotaciones sobre los rasgos del Cuy y el grado de proximidad del encuadre, 20.
    Ernesto, sí, ya vienen esas secuencias, que, supongo, moverán al Cuy actual a tocar algunos temas, como por ejemplo el de la Pericotita, que Nelson me contó que le contaron que está dirigiendo una ONG. Qué será. La experiencia de este blog es una terapia fascinante, una construcción en la que cuento con ustedes..

  6. Peter_Gabriel

    Ahhhhh y un ultimo y muy importante detalle… el cuy antiguo es asexuado…. tanto asi que Humberto lo confunde con una ratona……. al cuy moderno le creció la prominencia masculina de la noche a la mañana…. que nos de su secretooooo jajajaja

  7. venger

    Mira ve asi que asi se despide este personaje…
    pues este cuy es mas jovial creo que es los hechos que sucederan en su entorno haran que el cuy se torne mas critico.
    bueno esta gordito por que eran buenas epocas
    yo creo que los ultimos gobiernos afectaron de sobremanera la alimentacion de cuy( yo tambien era gordito)
    Tambien los hijos que no ayudan….

  8. Juan

    Maestrazo, que interesante saber sobre la historia detras de la historia… yo lei el “hola cuy” cuando tenia 8 años, y aun no entendia nada de politica, de izquierdas, de derechas… y gracias al cuy empece a aprender de lo que hacen los diarios para vender, de lo que son las dictaduras, el abuso, las ganas de los pueblos de ser socialistas y, lamentablemente tambien, las contradicciones y peleas en los que caemos todos los que nos sentimos mas a la izquierda… en fin, siempre estara ahi la esperanza de algun dia ser de verdad unidos, eso es lo mejor del cuy. Gracias por tanto arte y tanta vision!

  9. Gracias, tocayo. A veces siento que todo lo que uno hace por lograr algo, se lo lleva el viento del tiempo corto o largo, y qué entonces solo tiene sentido el hacerlo en sí mismo, porque no nos queda otra que realizarnos (bueno, nos quedaría la de frustrarnos, pero ni loco). Leerte me devuelve a la esperanza, en verdad a la certeza, de que no soy solo yo, sino mucha gente antes y después que yo, que caminamos en esta dirección, la de aspirar a ser justos y libres, la de conseguir que nuestra sociedad lo sea

  10. Debo confesar que mi atención a las tiras cómicas jamás fue elevada, sin embargo, hoy, a través de su blog disfruto mucho de leer sobre aquellos entretelones que rodearon la creación del Cuy. Gracias por escribir :D!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s