El Cuy, en “El Comercio”, sección Luces, domingo 14 de enero de 2018

Hace algunos meses hubo varios lectores, en el blog y en el Facebook, que me pedían que presentara ya el terremoto. Estaban hartos de esperarlo. El sismo de 1746 duro casi 4 minutos, pero aquí, en la historieta, de domingo en domingo, dura varias semanas y ya lo estamos viendo. A ratos me arrepentí de haberlo iniciado, me hubiese gustado presentar varias situaciones para ver cómo fue antes y cómo después del terremoto. Pero, ya está hecho y no solo eso, ya había que pasar al terremoto.

Como ven, no tengo de antemano el argumento de esta historia. Tengo cierta idea, pero esta se va haciendo conforme siento a la gente y según vaya asociando las ideas al leer sobre el siglo XVIII y al ver nuestros tiempos, al pensar cómo son estos días. Puede ser que para algunos sea un autor irresponsable, o muy poco profesional. Puede ser. Pero me gusta hacer las historietas así, y no creo que sea algo raro. Lo que fuese, disfruto haciéndolo así, por eso sigo. Gracias por acompañarme con sus comentarios.

(Un clic en la imagen y la verás mejor)

4 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

4 Respuestas a “El Cuy, en “El Comercio”, sección Luces, domingo 14 de enero de 2018

  1. La Necia

    pues sí… así es el fulbo…

    lo peor se viene porque el mar se alejó pero nomás para darse viada… padre dios… líbranos de todo mal…

    y me dijeron que hubo terremoto en perú… cerca de arequipa, ¿es eso cierto?

  2. 6.8 grados, Necia, en la escala de Richter. Supe de un muerto al que le cayó una piedra encima y de 30 casas derrumbadas en Chala. Ha sido más en algunos pueblos, que en la misma Arequipa, pero me falta saber más, estoy concentrado en otra cosas (domésticas y laborales, la canción, ¡feliz semana nueva, no nos ganan!)

  3. Hola Juan

    No veo irresponsabilidad alguna. Cada viñeta tiembla. La descripción del terremoto ya es vivencial. La tierra tiembla y en medio de ella la bajeza humana, perdón: bajeza ratezca, se hace presente. La rata continúa con su tenebroso propósito, dando la espalada al hecho de que el puede perder la vida.

    “…pero lo peor estaba por venir”

    Saludos

  4. Gracias, Baterillero. Ya vemos que la rata sigue allí con lo suyo, y que la ola llega para todos. Cuando comencé esta aventura, no imaginé que me iba a sentir tanto dentro de ella. Una cosa es hablar del terremoto un rato y otra cosa es imaginarlo semana a semana, y en el maremoto, en sus consecuencias, lo que habrá sido estar por allí y ver de pronto todo eso y ser tragado por todo eso. Pues en eso estamos, hasta que el movimiento telúrico se vaya estabilizando. Cuánto semejante nos ocurre en la vida en ocasiones en que todo se nos viene encima, No lo sé, pero, ya ves, ahora estamos pasando piolaza… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s