El Cuy, en “El Comercio”, sección Luces, del domingo 26 de marzo de 2017

Un clic en la imagen y ocurrirá lo de siempre: la

verás mejor. Entre tanto, doy noticias de mí: Al momento de programar estas tiras (9:05 pm del jueves 23 marzo) estoy con una faringitis que no veas, y pienso en la Necia iracunda. Qué voy a hacer, Necia, se me pasó, no pude ir a la cita en La Baguette. Cuando la puse, obviamente quería estar, pero después, entre el calor del verano, los huaicos, el fin de semana, etc., ocurrió. Y ahora es peor, tengo una fiebrecilla y varios encargos que no me hacen sentir bien.

2 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

2 Respuestas a “El Cuy, en “El Comercio”, sección Luces, del domingo 26 de marzo de 2017

  1. Fiebre de verano, hasta suena shakesperiano.

  2. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    ¿solo le queda la labia de la experiencia al cuycito? … yo estoy ansioso de verlo regresar como protagonista de resultados ponderables.

    tal vez ya no será posible… es como cuando mi cerebro me dice que puedo jugar a la pelota como cuando tenía 16, pero a la hora de patear a la pelota, mis piernas y todos los demás músculos no se comportan como uno de 16 sino como un cincuentón.

    ¿es cuestión de entrenamiento?… no, no lo es… es cuestión de la edad. Ya a mi edad nos queda la experiencia y en la medida en que la usemos, seremos más exitosos, más reales. Pero, claro, no dejen de hacer sus ejercicios, que un corazón bien entrenado será capaz de vivir largo alegre y con capacidad para empezar cualquier aventura acorde con tus tiempos y experiencias.
    recuerdo que la araña no quería descansar, ya no quería trabajar, quería retirarse. El deber y la gente le exigía que retorne; pero, claro, la araña no era más bien un treintón o cuarentón capaz de ilusionarse con la posibilidad de un retiro joven para “disfrutar” de la vida, lo que sea que signifique “disfrutar” para él. el cuycito, mmm, no estoy bien seguro que es lo que quiere, pero con seguridad no quiere perder protagonismo; su problema es que para ser protagonista necesita adaptarse. Pero, acá permítanme poner esto que es de borges (borges y yo):

    “…Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con lo infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro…”

    será entonces que el cuycito debe hacer como borges (no el otro, sino él): reinventase y buscar nuevos tipo de aventuras, y dejar al cuycito (al otro) seguir en la idea de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s