POBRE DIABLO nocturnal

p 52 a

La noche es de POBRE DIABLO (Maestro Nelson dixit) y aquí llega el hombre… O perdón, la mujer… Es más, the woman. Publiqué esta página el 8 de enero de 1981, a un mes de la muerte de John Lennon. El sábado pasado la leyó Eduardo Adrianzén, en la presentación de Pobre Diablo. Es un homenaje a la vieja de enfrente, o, mejor dicho, a la mamá de John Lennon… En realidad a la tuya, o perdón, a todas nuestras mamás (estoy de torpe hoy…)

p 52 b

13 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

13 Respuestas a “POBRE DIABLO nocturnal

  1. juanluisf

    Ya no se ollen gallos en la malloría de Barrios… pero viejas siempre va a haber caminando por ahí…

  2. juanluisf

    oyen jajajajaa viva los odiosos correctores celulares, son como las abuelas siempre corrigiendo a las nuevas generaciones iletradas…

  3. “Pobre Diablo lo leen tres”

    Osea si lo leyeran más, ¿pues dejaría de ser Pobre Diablo y se volvería en Diablo Importante?

    No se sabe quien es la vieja, pero es a la vez todas las viejas.

    Ella no entra en vainas. Cuando riega riega. Cuando reza, reza. Cuando ve televisión, ve televisión. Que diferencia con los Diablos de ahora (fíjense que no antepongo: Pobre), que cuando toman café con un amigo, están con el celular mandando mensajes. O con las Diablas (fíjense que no antepongo: Pobre), que hacen como que escuchan pero nunca más falso aquello.

    O como algunos Diablos Congresistas (fíjense que no antepongo: Pobre), que parece que cuando trabajan, trabajan, pero de sobra sabemos que no es así, y nomas es una gran mecida.

    Diferente a los Diablos que te tienden la mano de amigo y sabes que cuando lo hacen, en realidad lo hacen, sin fingimiento de amistad.

    Saludos a tu madre, ups, no ¡a la tuya!, sino a vuestras madres.

  4. ¡Muy bien, Baterillero! Mismamente, no es la vieja, sino todas las viejas, incluyendo a las nuestras. Y bien anotado lo de esa fea nueva costumbre (y que lamentablemente se va a quedar) de los jóvenes (pero aún de los ya no tan jóvenes) que salen con alguien y más miran a su celular, chatean, envían mensajes, etc. más que a su invitado o invitada.

  5. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    la vieja es mi abuela. siempre fue vieja; aunque nunca la vi más vieja que ayer durante los mas de treinta años en que de una u otra manera viví con ella. vieja fue cuando me acusó con mi madre de que me había portado mal, o cuando le dijo que me castigara porque no había ido a comprar su chifa en le chifa de oro de la calle tacna, porque yo estaba jugando a la pelota con los vagos de la cuadra. madre sabía dar cocachos. vieja fue cuando murió el abuelo arturo que jamás fue viejo porque jamás me acusaba y me defendía de los matones de la cuadra ye me daba un sol para comprar mi chupete y mi biscocho. vieja fue mi abuela cuando me ampayó mirando una revista debajo de la sabana y no dijo nada y la que dijo fue madre que sabía decir las cosas de esas cosas. vieja fue la abuela cuando cocinaba en san juán los juanes más deliciosos del mundo; vieja fue cuando me contaba cuentos para poder quedarme dormido, aunque esos cuentos eran de terror, como la del del cazador que se mató porque no pudo con su conciencia después de que matara una paloma que murió abrigando a sus crías en el nido. vieja era la abuela cuando me pedía que le sobara el cuerpo y me hacía creer que era el mejor masajista del mundo. vieja fue la abuela y pendeja y adorable y fiel y defensora de su familia. vieja fue mi abuela cuando le dijo a mi madre que una tal fulano me había llamado palomino y que era peligrosos que me llamaran palomino porque palomino era un negro maricón y de culo hiperbólico que trabajaba en un chifa y que era un desfachatado caminando las calles.

    vieja fue la abuela cuando vino con sus nietos a vivir a lima para poder cuidarlos y alimentarlos mientras ellos estudiaban para ser buenos profesionales y que yo no me vaya de juerga y mis hermanas no salieran embarazadas. vieja fue la abuela que me pedía que le despertara cuando llegara, sea la hora que sea porque si no ella no podría dormir; y vieja fue cuando me pedía que le midiera la presión porque todavía no quería morir. vieja fue la abuela cuando mi hermana se graduó de médico y yo de lo que fuera que soy ahora. vieja fue la abuela, cuando me casé y vino aquella a vivir con nosotros y la abuela (la vieja) le enseñó la cocina como solo enseñan las abuelas a las esposas de los nietos. vieja fue cuando huimos de la locura de las bombas y las balas y ella se quedó porque su lugar era al lado de madre que aún tenía dos más que criar aunque ella ya era vieja para cuidar a dos más. vieja fue la abuela cuando nos visitó, y por primera vez descubrió, en el parque sea world, que los peces pueden danzar y hacer reír a las personas. vieja fue siempre la abuela. vieja fue hasta el día de su muerte a los 94 años de edad y ya no le importaba tirarse un pedo delante de la gente porque el mundo es para los viejos un lugar al que ya no les importa pertenecer y menos aún les importa si dejan tirado un pedo extraviado por ahí, mientras se van a morir.

  6. ¡Buena, Chacho! Tu escritura agarra al lector, el relato sobre la abuela y lo vieja que era. Una pena que no desarrollaras más el personaje del abuelo, pero ya tendrá sus párrafos aparte. Bastó que asomara para que robara cámaras, qué pata tan simpático. No necesariamente tendría que ser aparte, podrían funcionar los dos viejos por separado y juntos. Eso del pedo, me hizo recordar algo que decía mi abuelo Augusto (el Papá Tuto) al soltar alguna flatulencia: “Salud para el cuerpo, diversión para los amigos…” (que salían corriendo, porque no les resultaba tan divertido)😀

  7. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    ah, mi amigo, el abuelo arturo tiene sus propias páginas en mis alegrías literarias.

    la cosa fue así: hace muchos días que no me daba un paseo por el barrio cuyero; entonces decidí empezar por la primera entrega que no vi: resultó ser este magnífico pobre diablo sobre la vieja pobre diabla. me gustó muchísimo y me llevó inmediatamente hacia mi abuela y a un deseo inmediato de escribir lo que viniera a mi mente: el resultado es lo que leíste; cinco a diez minutos de frenética escritura y una pobre revisión de la gramática. quise entregarla así, acá donde me siento como en casa porque sé que perdonaran mis arrebatos. ya tendré más tiempo de corregir errores para luego archivar lo corregido en los fólderes empolvados que pocos van leer🙂

  8. La Necia

    jajajaja palomino, chacho, cómo ya pues, ¿di? jajajaja qué ocurrencia que te dijeran palomino! mi vecino, chacho, máximo palomino, buenísima persona, un mate de risa verlo caminar, tenía razón tu abuela al decir que era desfachatado al caminar jajajaja

    después que el vecino catoche quinche se robó a la vecina y no se casó con ella, el máximo juró que le iba a dar a una paliza de padre y señor mío. el pobre catoche andaba escondiéndose porque deveras que palomino lo buscaba y un buen día supimos que el catoche se nos fue para argentina y de ahí regresó casi diez años después, cuando a palomino se le pasó el coraje

    estuvo bueno tu relato, chacho. no le hagas caso al juan, que reclama al viejo cuando este pobre diablo fue para la vieja. déjalo! la vejez lo agarra de vez en cuando y de cuando en vez

  9. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    En realidad la imagen de Palomino desfachatado es mía… lo vi caminado haciendo sus bromas en la calle Tacna, mientras yo iba al colegio y él, supongo, al trabajo… quedé impresionado del volumen del trasero, en el cual, decían, cargaba un par de botellas de cerveza. Palomino, un inmenso hombre amanerado y de fama en toda la ciudad… finalmente un icono muy querido de la ciudad. Si no me equivoco es chalaco… digo es, pues entiendo que aún vive.

  10. ya, pues, necia, déjalo a chacho que decida solo qué va a hacer (qué manía de tirarse contra uno, caramba!, aparte que lo mío era una sugerencia no más)

  11. La Necia

    ¿chalaco? pues eso sería novedad para mí. lo conozco desde que nací, cuando yo llegué, él ya estaba. la inmensidad de su cuerpo era proporcional a su generosidad y corazón abierto a los demás. fue a visitarme cuando murió mi mami. un detalle muy delicado de su parte, puesto que ya no vivía en el barrio. me contó que hacía baños de buena fortuna a la gente. se ofreció a hacerme uno pero en eso recibí una llamada de alemania de un amigo de infancia para dar el pésame y lo dejé en la sala con mis hermanas. cuando regresé, ya no estaba

  12. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    pues de chiquito alguien me dijo eso (lo de chalaco) y desde ahí lo di por hecho… no tengo otra razón para creerlo…. en todo caso, en mi verdad, él siempre será un chalaco que fue a vivir a iquitos y que trabajó en un chifa.

  13. La Necia

    probablemente había algo de cierto en eso. si no él, tal vez su padre. el único negro de esa talla que conocí en la selva fue un ex presidiario al que bautizamos como “negro coco” pero éste llegó por nuestros lares bastante después. nuestro palomino aunque no “cantaba” al estilo selvático al hablar, tenía su cadencia al pronunciar las palabras. no podría asegurar nada pero puedo iniciar mis investigaciones desde ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s