La Araña No / Hoy presentamos: El lápiz de la ilusión [por juan. 6/19]

06---a

Un clic en Seguir leyendo, otro clic en cada imagen y las verás mejor

06---b

18 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

18 Respuestas a “La Araña No / Hoy presentamos: El lápiz de la ilusión [por juan. 6/19]

  1. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    spoiler alert 🙂

  2. Chacho, no sé qué es spoiler alert, pero alguna alerta será y me di cuenta que la entrega 6 de esta aventura la había programado mal (faltaba actualizar a junio y salió en mayo), así que ya anulé esa entrada. ¡gracias! 🙂

  3. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    Yo tenía un amigo (en la Universidad), el negro Mezzarina, que era muy “escogedor y criticón” a la hora de criticar a las chicas; a una de ellas le decía “Tamalera” (entre otras cosas) y si no recuerdo mal era por el tipo de vestimenta que usaba la chica. Bueno pues, el gran negro mezzarina terminó siendo el novio de la “Tamalera”, y si no fuera por los vericuetos del destino hubieran terminado en matrimonio.

    ¿Por qué digo lo anterior?… porque la juradito bonita ya me está gustando y de “tamalera”, se está convirtiendo en tongolele, parte intermedia de la metamorfosis de la belleza subjetiva.

    El rovin se las trae: con esa magia hasta yo termino enamorándome de él. Pero, Juan, nuestro héroe la envió hasta donde su “hilución”, y más adelante habla de la “imajinasión”… ¿será que necesita corrección?
    El pelado con lentes no ha vivido como yo… no merece estar pelado; aunque nadie es inmune a los perjumenes de una mujer, menos aun si se trata de una “tamal…”, digo, tongolele.
    ¿Qué héroe es el de la última viñeta?

  4. La Necia

    hum… no sé qué pasó ahí pero me alegro de no haber entrado antes porque me gusta ir al día-día sin que me arruinen la cosampiada

    qué tal rovin, ¿eh? se nos mandó a doña asunta al sótano jajajaja doña asunta, qué tal nombrecito… y de paso, qué tal bruja ignorantona ésa! ¿cómo es posible que sea miembro de la academia y no conozca al santo, al hombre plástico, y lo que es peor, a la pequeña lulú! nomás por eso deberían dejarla en el limbo para toda la vida!

    y ya se besuquearon antes de terminar la aventura, ¿eh? ayayayay

  5. Chacho, es Mandrake el Mago, de Lee Falk. Yo lo conocí de niño, sus tiras aparecían en el diario “La Crónica”.
    Es un clásico de las historietas de los años 30 (conocida también como la “Década de Oro de la Historieta”:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Mandrake_el_mago

  6. necia te corrijo. No es el hombre plástico, es el Hombre Elástico. No todos los plásticos tienen elasticidad

    Chacho no creo sea necesario corregir, la vieja tiene ilusión sotánica. Su imaginación le pone límites a su ilusión.

    Asunta es de ascención. La patrona de Arequipa es: Virgen de Asunta. La Asunta de esta historieta, no asciende, desciende. Genial el texto.

    Que excelente manera de iniciar este viernes. Me produjo un estallido de felicidad.

    Saludos

  7. californiano

    El nombre es Plastic Man y fue traducido a Hombre Plastico
    Esos héroes me hacen acordar a esta tira.

  8. Cuando era niño tenía un tío que vendía historietas y novelas en la plaza 2 de Mayo, algunas veces nos regalaba historietas y terminé leyendo esos compendios de El Tony, D’Artagnan que acumulaban historias cortas de diferentes tramas algunas de superhéroes, otras de la guerra, cómicas, etc. Al entrar a la adolescencia terminaron arrumándose y de allí a la basura, hoy las añoro.

    Mi hermano encontró en una feria de libro una colección de las historias de Pepé Sánchez, una especie de James Bond argentino en tono de comedia. Me gustó leerlo pero igual añoro el olor del papel antiguo

  9. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    Ahora que cuentan estas anécdotas: mi madre era mujer divorciada que trabajaba muchos turnos para poder criar a sus tres hijos (con la ayuda de los abuelos). En una de esas, un tío mío (hermano de mi madre), en lima, era el encargado de la distribución a nivel nacional de editorial Inca (si no me equivoco) quienes distribuían muchas de las historietas, novelas, y hasta álbumes de figuritas, se contactó con mi madre para que se encargara de recibirlos producto, del almacenaje, venta-distribución y cobros de los de todo ello. Ella lo hizo muy bien (como todo lo que hacía). Un día llegaron decenas de álbumes de Países y costumbres, pero casi al comienzo de las ventas, la editorial Inca contactó a mi madre y le dijo que el encargado de la distribución (mi tío) había desfalcado a la distribuidora y que por favor no vendiera nada de lo tenía en stock… ahí estaban las decenas de cajas de países y costumbres y muchas otras revistas. En la casa de los abuelos (que es donde vivíamos entonces) se quedaron almacenadas en un cuarto al fondo. Madre nos dijo que no podíamos tocar nada que eso se iba a devolver a la distribuidora. Mi madre había tenido el negocio por casi un año; después de eso, pasó otro año más y la distribuidora Inca nunca se presentó a recoger sus cosas. Supongo que entonces le dijeron a mi madre que hiciera lo que quisiera. En un buen desayuno, nos dijo a los tres hermanos que hiciéramos lo que quisiéramos con esas revistas, NOSOTROS.

    Bueno pues, llegó la fantasía de los tres hermanos… nos pusimos a vender los álbumes y las figuritas: imaginemos que el álbum costaba originalmente 10 soles, nosotros los vendíamos por 2, si el paquete de figuritas costaba 50 soles, nosotros los vendíamos por 10. No lo esperábamos, pero eso fue ¡la locura!… todo el barrio y todos en los colegios se pusieron a comprarnos por paquetes… todo el mundo tenía los álbumes llenos en un dos por tres… los niños se volvían locos abriendo las figuritas… mi casa era un hervidero. Madre nos dejó tranquilos, y todo lo que colectamos fue para nuestros bolsillos.

    Una semana duro la locura… parece que fue ayer.

    El tío pendejo siguió haciendo pendejadas toda su vida. Hasta que se cansó y decidió morir.

  10. Ersandov, Chacho, qué buenos sentimientos. Esas lecturas y esas aventuras de ventas con ese material son preciosas. En mi caso, yo solía tener mis colecciones de chistes viejos, que cada cierto tiempo iba a la puerta de un cine y las vendía allí a la mitad de precio o algo menos (de 3 soles las nuevas, a 1.50 o 1.00 las mías). Con lo que ganaba me compraba algunas nuevas buenazas. Una vez, cuando yo tendría unos 11 o 12 años, en el Cine Ópera, de la Av Garzón en Jesús María, mi hermano se puso en un extremo y yo en el otro, y él ya estaba por cerrar una venta cuando yo me acerqué en plan ladilla y le metí letra a su cliente, un tipo que iba con su hijo chiquito: “Señor, esta es de “Vidas Ejemplares” con buenos ejemplos para los niños, y esta es de “Vidas Ilustres” que contribuyen con la educación…”. El viejo viró hacia mi mercadería y me compró varios chistes y ya no a mi hermano. Ya sé que eso no se hace. El gordo me miró estupefacto y gritó “¡Eres un desgraciado!”, y dejó de vender y se regresó llorando a la casa. Yo tuve que seguirlo al toque, mientras él me aseguraba que le iba a decir a mi papá. Eso significaba un soberano castigo para un servidor, así que le pedí perdón, le rogué todo el camino, lo mimé, le prometí cosas que podía hacer por él… y nada, seguía indoblegable. Ya más cerca de la casa le ofrecí mi colección de “Los Supersabios”, una historieta mexicana buenísima y que a él también le gustaba y que solo yo tenía. Allí ya cambió su mirada, lo consideró y dijo el esperado “ya”. Tuve que darle nomás mi colección, pero salvé el pellejo.

    Otra vez recuerdo que había llevado muchos chistes en un maletín y que me lo arrebató un muchacho maleado, de esos que a la legua tenía no solo más calle sino callejón. Al toque saltó mi primo Pepe y agarró el maletín y se lo comenzaron a disputar haciendo fuerza y después regalándose algunos puñetes sin soltar el maletín. ¿Y yo? Mirando como un cojudo, la escena era fabulosa, hasta que el cómplice del maleado quiso ayudarlo y yo salté sobre él. Era de menor envergadura que el primero y bastó un empujón. El otro soltó el maletín y se fueron. Ya no seguí chambeando ese día, regresamos con mi primo y yo y mi hermano lo admiramos el doble.

    Californiano, a Plastic Man yo lo conocí en libros de historia de la historieta y, me parece, en algún dibujo animado ya posterior. Era tremendo personaje, pero no se vendía en el Perú de mi infancia (puro Superman, Batman, Flash, Linterna Verde… en el campo de los súper héroes)

  11. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    priceless!!! 🙂

  12. La Necia

    pucha baterillero, parece que tu moción fue desestimada por el respetable. se queda hombre plástico y no se diga más

    del mago mandrake, no recuerdo haberlo leído pero sí se me quedó como recuerdo de un apodo que le pusieron a una chica flaca, “mandrake, el mago” y yo pues no adivinaba la razón, hasta que me hicieron la maroma del mago, diciendo, nada por aquí (por delante), nada por acá (por detrás)

    hasta que apareció el californiano… y vino con su pan bajo el brazo: le salió la tira completa de mafalda sin que apereciera el link, de frente el dibujo en el comentario! bien ahí, californiano!

    jajajaja roba-cliente había resultado el juancito jajajaja

  13. Hola necia. Había un Plastic Man y un Elongated Man. El Hombre Plástico se amoldaba a cualquier forma que quisiera y también estiraba su cuerpo. El otro conocido como Hombre Elástico estiraba sus brazos, cuello, piernas. En mis lecturas no llegué a conocer al Hombre Plástico, hoy lo aprendí.

    “El tío pendejo siguió haciendo pendejadas toda su vida. Hasta que se cansó y decidió morir.”… Chacho me hizo reir lo de: siguió haciendo pendejadas.

    Entiendo que la Editorial Inca, fue la que se convirtió en: PEISA.

    Yo juntaba también los llamados chistes. A la fecha tengo una colección de Joyas de la Mitología, Vidas Celebres, Grandes Descubrimientos y que últimamente por cierta experiencia que tuve donde mi amigo Jesús (el librero) he comenzado a vender entre los amigos.

    Me levanté antes de las 6 y no hay viñeta de hoy día, caray, era para madrugar al Chacho)

    Saludos

  14. baterillero, no me digas! soy duchazo primero y luego reviso lo de la programación. desde ya, mis disculpas

  15. La Necia

    sí, no hay viñeta

    así que para madrugar al chacho…

    no me queda de otra que entrar en la noche. la necia proletaria tiene que ir a la chamba

  16. La Necia

    pucha con este juan… duchazo prinero, oeee! ni siquiera te olemos! revisa primero y si quieres te bañas después! pucha… ya me perdí la tira esta mañana… toooooodos me van a ganar! así no juega perú!

    bah!

  17. Si para madrugar al Chacho. La necia ya fue.

  18. La Necia

    así que tu necia ya fue, ¿eh carlitos? ya viste: en la puerta del horno se te quemó el pan jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s