La línea más personal

Pre-Pobre-Diablo-Vaca-Sagrada-01031978-1-de-2-aPre-Pobre-Diablo-Vaca-Sagrada-01031978-1-de-2-b
Paralelamente a mis viñetas de humor gráfico e historietas pensadas para publicar, desde el comienzo hacía otras para mí mismo y mis amigos, que podían publicarse en alguna pequeña revista de poesía o simplemente circular de mano en mano en una oficina. Esto fue a mis veintes, a lapicero, en hojas bond y cuadernos. A esta línea de expresión le llamo intimista, aunque no necesariamente lo fuese.

Recuerdo que un día fui a un recital de poesía en la casa de Omar Aramayo y estaban los poetas sentados en círculo, leyendo sus poemas de uno en uno y pasando el turno ordenadamente de izquierda a derecha me pidieron que lea mis poemas, pero yo no escribía poemas, había ido a escuchar no más. ¿Qué hacer?, me miraban, esperando, y Omar me dijo “Loco, tus historietas”, así que saqué esas hojas y las pasé. Algunos se rieron y otros las pasaron nomás. Eso ocurrió en los años que siguieron, cuando las comencé a publicar y de ellas nació “Pobre Diablo”, en “Monos & Monadas”, en 1978.

Antes de “Pobre Diablo”, en “Vaca Sagrada” (Revista de creación y crítica cultural), en marzo de 1978 publiqué estas páginas, que muestro cortadas por la mitad para facilitar su lectura.
Pre-Pobre-Diablo-Vaca-Sagrada-01031978-2-de-2-aPre-Pobre-Diablo-Vaca-Sagrada-01031978-2-de-2-b

3 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

3 Respuestas a “La línea más personal

  1. juanluisf

    (Copirray: Juan) ….

    Pues hay algo mágico en tus pies de página… el elemento sorpresa y el humor sobre tu propia obra… Me imagino que con los años se hacen más valiosos (ahora que ya eres una Leyenda de los Comics peruanos) esos pies de página…

    Los Publicherrys mismos son Pies de página (lomo de página) y también los leía con entusiasmo… tienen su magia inmediata, pequeñas cachetaditas que todo buen comic te debe dar

    Saludos

  2. Californiano

    Recuerdo que en el suplemento NO habían este tipo de “historias”.
    Aunque no coincidían con el humor del suplemento, me daban curiosidad (no llegaba ni a los 15 años).

    Me acuerdo de unas que sucedían en el futuro, como el de unas cucarachas voladoras.

  3. Juan Luis, buen ojo, los publicherrys antecedían en 7 años a La Araña No, pero en aquellos ya está presente el espíritu del comentario breve, suelto, que busca el queco de complicidad con el lector. En la historieta se dieron de manera más orgánica, dentro del armazón del relato, pero es lo mismo, como si fuese una jugada ensayada mil veces en la pichanguita callejera y luego repetida en un campeonato.

    Californiano, esas historias que recuerdas son las que comenzaban con una onomatopeya y conforman el capítulo ¡TRANN!, en el libro “Pobre Diablo”. También las veremos aquí, pero antes irá La Araña No.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s