Los niños invisibles en La Victoria (siglo XX) [por juan. 5 de 12]

5

16 comentarios

de | agosto 27, 2014 · 5:00 am

16 Respuestas a “Los niños invisibles en La Victoria (siglo XX) [por juan. 5 de 12]

  1. La Necia

    bueee… pues diciéndolo de otra manera, el poli les hizo el caminito a los reporteadores…

    y ahora, pues esta historia del carachita, el ojo de toro, la condesa y etc me ha hincado el diente

    estaré mañana temprano -y sin importar que me madruguen- para enterarme de los acontecimientos y comentar a mi gusto sin mirar a mis vecinos

  2. Californiano

    Ese policía me hace acordar a este:

  3. Orlando

    Son cinco entregas y la cantidad de jerga empleada requiere un control. En la entrega 2 se emplearon 10 términos, en la 3 fueron 9 las palabras, en la entrega 4 fueron 8 términos, y en la entrega 5 se anotaron 7 palabras en jerga.
    No he considerado una frase: “nos la anda haciendo”, aprovecho para pedir apreciaciones sobre la misma. En mi limitado manejo de jerga entiendo que se trata “aprovechamiento”, “tomar ventaja”, “abuso”, pero la he escuchado más como “me la quieres hacer” en el sentido de me quieres engañar.

  4. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    El policía se mueve en ese mundo y pide “lo suyo”… para bailar tango se requieren dos, dicen por acá… la muchacha ha cometido el delito y no tiene derecho a reclamar al policía mala conducta; ella también ha comentado una mala conducta. los chicos son consecuencia de la violencia y probablemente no han tenido alternativa, o fueron empujados a la violencia, o lo que mejor explique su accionar, que no puede ser de nacimiento ni por opción (no a esa edad)… pero sin duda su accionar es errado, y más que recriminado, debe ser corregido, si no ya a ellos (por ser muy tarde) sí a las generaciones que vienen. El Cuy pasa piola, se ha quedado chitón, no reclama (no es momento), pero ahí todo es corrupción y crimen, desde los chiquillos de la calle, hasta la muchacha. del Cuy solo puedo decir que anda en la luna (hasta ahora).

  5. Hola

    Hay un detalle, EL CUY estrena mica.

    Saludos

  6. Chacho, tu descripción es objetiva, nos faltan más datos, pero esto es lo que se va mostrando. El Cuy, decididamente, no las tiene todas consigo, esos chiquillos los desbordan. Yo no diría que anda tanto como en la luna, pero esta historia no lo tiene a él como protagonista, aunque su presencia va hilvanando los hechos. Te cuento que una vez fui a un colegio de un cerro tan duro como los de El Pino o San Cosme, pero en otro distrito, para enseñarles a hacer historietas a los chicos, y había una chiquita de unos 7 u 8 años que me atendía con mucho candor y yo le comencé a prestar atención. Bastó eso para que viniera uno como de 11 años y saltó sobre ella por atrás y le clavó el codo en la espalda. La chiquita se puso a llorar y yo, joder, estaba tan desconcertado como el Cuy. Pasado el rato y luego de la intervención de la profesora que me había invitado, otro muchacho levantó una silla y la descargó sobre el anterior. ¡Tamare!, pensé, esta vaina no la vi antes. Yo estudié en una G. U. E., vi muchas cosas, pero no tal violencia a tan tierna edad (o debo poner “tierna” edad). Ya me estaban dando ganas de meterle una patada a algunos de esos chicos y de botarlos y solo hacer la clase con los que me pareció que lo merecían, pero me aguanté, llevé el estrés por dentro, capeé una y otra situación, le di chamba a los más violentos, los estimulé con esfuerzo. Entonces terminó la sesión, como dos horas, y la profesora me acompañó a la salida. En el camino me dijo que estaba feliz porque yo me había llevado muy bien con los chicos y que por eso pedían que yo regresara, que me habían puesto varias pruebas para ver si realmente yo me interesaba en ellos, que estaban hartos de que les mintieran, de que no los quisieran. Yo no había prometido nada, había anunciado de arranque que debía visitar otros lugares en las siguientes semanas. Salí con un nudo en el estómago, con rabia, amor, entre la esperanza y el desconsuelo. El paisaje afuera era feo, pero real, y mirándolo bien tenía detalles bellos.

  7. Orlando, con la jerga tengo una relación muy especial. Inevitablemente he ido viendo cómo la jerga también envejece, cambia, muere, o rebrota en nuevas palabras o significados. Me fascinó la jerga que descubrí en mi etapa escolar, sobre todo en la primera mitad de los años 60. La GUE Mariano Melgar, tenía alumnos no solo de Breña, donde quedaba, sino que también venían del Rímac, Barrios Altos, La Victoria, cultura criolla y popular. Después vi que en la PUCP no me entendían si les hablaba con mi jerga melgarina, pero con el paso de los años fui testigo de cómo algunos términos iban llegando de los sectores populares a los de clase media y algo más arriba hasta convertirse en el lenguaje general, casi el ‘habla culta’, que diría Martha Hildebrandt. Yo era feliz viendo cómo yo había prácticamente presenciado el nacimiento de esas palabras, o probablemente venían de antes y yo recién las descubría.

    La jerga de los barrios duros que esta vez visita el Cuy, comparte algunas palabras con la de mi colegio, pero tiene también lo suyo propio.

  8. Comenta, Necia, a tu regalado gusto. Yo creo que el Ojo de Toro, Carachita, la Condesa, Ranfañote, Chemo, Daniela y el Cuy no te defraudarán. Como verás, el ritmo en esta historieta es más cerrado, como si pasaran más cosas. Es que, como me había propuesto hacer aventuras de solo 12 páginas de extensión, por primera vez tuve el argumento antes de comenzar a dibujar, aunque en el camino surgieron novedades…

  9. La Necia

    yo no sé porqué el orlando se anda haciendo rollos con aquello de “nos la anda haciendo” y “me la quieres hacer” cuando las dos frases significan los mismo: nos anda jodiendo/me quieres joder; nos anda abusando/quieres abusar, etc

    ese orlando! bah! ni sé para qué le contesto cuando él es un presumido que ni nos pela cuando comentamos o hacemos una pregunta, doble bah!

  10. ¿responderá orlando el saludo cariñosos de la necia? ¿qué dices, baterillero? corren las apuestas

  11. La Necia

    y encima está que se la hace de analizador de las jergas y cuenta las entregas y toda la cosa. claro pues! si se supone que la tira está ambientada en el barrio de la cosa brava, donde se habla en argot criollo/hampa, pues claro que así tenía que venir la cosa

    creo que nuestro presumido orlando se nos está poniendo más viejo que de costumbre… well… pero es nuestro amigo del barrio, qué se le va a hacer pues!

    y el baterillero… menos mal que no entró primero para dar la noticia de que el cuy estrena mica dizque porque le habría dicho algo sobre su mica

    y el chacho que se pone en plan de atarantador, medio que lo manyo así como posa en sus videos, con cu cachucha-cubre-calva y su habano que se le apaga y ni se da cuenta…

    en fin…

  12. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    ay necia, te contesto porque me das pena… pobre, tan abandonadita por su orlando el furioso. estoy convencido que mis videos te han gustado tanto que no puedes olvidarlos. recuerdas cada ceniza de mi tabaco, cada hilo de mi boina, cada palabra que salió de mi boca… si hasta inventas videos que no existen: es como una adicción, la que tienes, que se cura con limón… pareces encamotada del chacho ese. tranquila, un día de estos te va a sorprender con otro video con cachucha, puro, dudas, voces y opiniones. y tú, como sola respuesta, tendrás una crítica que refleja tu enamoramiento, pero al revés.

    pero tienes que decidirte, o estás encamotada del orlando o del baterillero o del juan, o del chacho… no puedes ser una necia promiscua, pues. no creo que seas crítica de arte, o de actos, o de respuestas, porque después de haber presentado al cuy con viruela ese (que más parecía un cerdito vestido de payasito), no puedes atreverte a criticar la actuación de los fabulosos cuatros (juan, baterillero, orlando y chacho) … hum

  13. jajajajajajajajaja

    necia. ¿cómo te quedó el ojo?

  14. La Necia

    ¿cuál ojo?

    pobre chacho, que alucine que ando enamoradizquilla de él, después que del baterillero, que del orlando dizque, que del juan, que… pucha qué tal imaginación!

    en juin! qué puedo decirles mis huauquicitos? que mi cuycito es moteado, y ya saben los que valen que yo no sé dibujar

    … pero les aviso que cuando dibujo me salen coasas hermosas… hasta a mí misma me gustan las cojudecitas que dibujo

  15. La Necia

    jajajaja “los fabulosos cuatro” jajajajaja

    eso me recuerda la vez que (cuándo no!) los periodistas peruanos y el inservible del markarián inventaron una frase parecida para los cuatro webonazos de la selección que fueron a hacer el ridículo en chile y en las portadas de los diarios los pusieron como los cuatro cojudazos jajajaja

  16. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    te gusta la lectura, eh? ta’ bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s