Saludos y ajustes de cuentas en desclasificación de historietas

Ya que no estamos publicando la tira del Cuy nuestro de cada día, al menos pondremos algunos recortes y páginas enteras de las aventuras del Cuy.

Las aventuras son distintas a las tiras. A partir del formato vienen el ritmo de la historia y los objetivos. Mientras la tira es normalmente autoconclusiva, es decir que termina allí mismo, en una secuencia de cuatro viñetas como promedio (aunque el tema pueda continuarse al día siguiente). Generalmente el objetivo de una tira es producir al final de ella una sonrisa, risa o al menos sorpresa. La aventura puede constituir una unidad de una secuencia o varias de muchas páginas. La primera aventura del Cuy se llamó “Lima, 1813” se extendió a lo largo de 48 páginas, y se publicó en el suplemento “Mundo Cuy”, suplemento de historietas de “El Diario de Marka”, entre abril y setiembre de 1982.

¿Por qué Lima y por qué 1813? Lima, porque es la ciudad que más conozco, en la que transcurrió la mayor parte de mi vida, porque es la tierra y comunidad en que nací y me acogió. Porque, aunque vilipendiada (muchas veces con razón), es la ciudad donde se juntan más gentes de todo el país y se quedan a encontrarse con gentes de otras procedencias y procrean nuevas proles de limeños. ¿Desde cuándo esto es así? De manera ostentosamente visible desde las migraciones de mediados del siglo XX, pero en verdad fue algo que se dio desde los inicios, cuando además de la población indígena precolombina, tuvo a la población española que le dio otro orden y a la población negra que la distinguió de otras ciudades, y encima tuvo una gran población flotante de gentes que llegaban de todo el reino y partían de vuelta a todo él. 1813 fue una elección antojadiza, quería un año en el que estuviésemos aún en la época colonial, pero ya se sintiera claramente el inicio del aliento independentista, un año después de las Cortes de Cádiz. 1813, porque me vino en gana, tal vez porque vi en ese año algún detalle interesante que ya no recuerdo, pero hay algo que ahora me fascina: Estamos en 2013, ha llegado el momento de decir que estamos de aniversario, que hace 200 años todo esto “ocurrió” en Lima.

¿Una historia inventada? Puede ser, no quiero discutir hoy. Solo les quería decir que en mis historietas solía meter a algunos amigos, aunque fuese de paso, y hoy vamos a ‘desclasificar’ cierta información que suponemos ya no herirá a los involucrados. Señores y señores, bienvenidos a los Cuy-leaks…
cuy-LIMA-1813-p17-central
La hora de la verdad. El torero se va a emplear a fondo, mientras el perro Humberto es intervenido por dos soldados realistas. Actúan como tales Víctor Hurtado Oviedo y Manuel Tarazona Espinoza, por entonces periodistas de “El Diario de Marka” y la revista “Caretas”, respectivamente. Hurtado actualmente dirige el suplemento cultural del diario “La Nación”, en Costa Rica, y Tarazona es dueño de una imprenta en Lima. Al primero es a quien Humberto sorprende aquí con un merecido combo (en realidad fue para descubrirle la cara que solapeaba con el kepí militar), mientras que Tarazona se apresta a reducir de un culatazo al héroe del pueblo. Qué barbaridad. Oscuridad. El cornúpeta es sacado a rastras del coso de Acho.

cuy-LIMA-1813-p15
Esta página es rica en detalles para el recuerdo. En la segunda viñeta un toro arremete contra el caballo y el picador se esfuerza por contenerlo. Error. Yo me esmeraba en representar las escenas lo más cercano que podía a cómo las imaginaba para 1813, pero aquí un taurófilo de polendas, Félix Arias-Schreiber, periodista de “El Diario de Marka”, me señaló que en esa época los caballos no usaban el peto protector y hasta me dio el detalle de cuándo comenzó a usarse y abundó en el papel de Juan Belmonte para el arte de torear como lo conocemos hoy.  Prometí corregirlo en futuras ediciones, y ya ven, hasta ahora no cumplo. En la penúltima viñeta hay una suerte que sí se hacía en Lima y que desapareción en el toreo actual, el salto con la garrocha entre los cuernos del toro. La imagen está inspirada en una imagen de maese Goya. El ruedo está tomado de grabados de la época, hay otra página en que se ve el burladero en el centro, pues no había las barreras para el escape del torero. Acho era la segunda plaza más grande del mundo, “y la más bella”, me apuntaba Félix, que escribió sobre esto un artículo que se publicó en el suplemento “Mundo Cuy”. Otro error, detectado después por mí mismo. En este escenario puse a Hipólito Unanue y José Gregorio Fernández de Paredes, cercanos a la corte del virrey Abascal. Me parece poco probable que etuviese allí el sabio Paredes, Cosmógrafo Mayor del Virreinato, pues no era aficionado, para entonces ya había escrito contra el arte taurino en el “Mercurio Peruano”, con argumentos semejantes a los que los antitaurinos usan en la actualidad. Vemos aquí a una bella limeña, doña María Soledad, que turba al inquieto Cuy. Estuvo inspirada en Soledad Cisneros Luna, hija de nuestro poeta Antonio Cisneros, a la sazón director de “El Caballo Rojo”. Sole, por entonces sería una niña de 7 años y traté de imaginarla cuando fuese señorita. Hoy es la señora de José Cabrera Arbayza, y le dieron dos nietas a Toño y la Negra Luna.
cuy-lima-1813-p19
Fortaleza del Real Felipe, obra del siglo XVIII y tenida por inexpugnable, la más grande que construyeron los españoles en América. Pero esas mazmorras a cuánta gente habrán visto desesperarse, padecer y morir. Por encima, sin embargo, la vista al mar de Chucuito parecía tan magnificente. Humberto, en calidad de detenido, es llevado ante el jefe a cargo de la Fortaleza, el teniente… José María Salcedo De la Torre, el popular Chema, en ese tiempo director de “El Diario de Marka”. Hoy lo vemos en RPP, canoso y con lentes, pero en aquella época era igualito a cómo luce aquí.

cuy-LIMA-1813-p36
Los personajes ya han sido presentados, aquí podemos ver en acción a Víctor Hurtado y al siempre galante teniente Chema.

cuy-LIMA-1813-p8-arriba
Entreteniendo y enseñando, por los caminos de la aventura caminaban el Cuy y Humberto con sus nuevos amigos de 1813, descubriendo las raíces de ciertos rasgos de intolerancia y abusos que aún caracterizan a nuestra sociedad del siglo XXI. En la tercera viñeta, la de los azotes, asoma el rostro barbado de Julio Fernández Velásquez, educador popular que trabajaba en “Tarea”, viejo amigo de infancia y juventud en mi barrio de J. J. Paso, en Pueblo Libre.

paco-yunque-QUECHUA-pag-07-arriba
“Paco Yunque” fue mi primera historieta “larga” (20 páginas). Basada en el cuento de César Vallejo, se publicó originalmente en la revista “Collera”, por entregas, entre noviembre de 1978 y marzo de 1979. Esta muestra que es de la versión en quechua que publicó “Tarea” en marzo de 2006, una linda edición que subsanó otra, penosa, que imprimió el Gobierno Regional del Cusco en octubre de 2005.  Los amigos de “Tarea”, concientes del esfuerzo que había puesto yo en hacer las cosas bien, me ocultaron la impresión deficiente del gobierno cusqueño y recién me la mostraron cuando pudieron darme la edición reivindicadora de 2006. Ah, hermanos, gloria a la lealtad y conciencia. En la tercera viñeta vemos una escena en el interior de un microbús, al fondo, el pasajero bigotón es Nilo Espinoza Haro, entonces Jefe de la Sección Cultural del diario “La Prensa”, y que fue mi editor en INIDE cuando publiqué mi primer libro, teórico, “Para hacer historietas”, en 1978.

paco-yunque-QUECHUA-pag-13-central

No solamente ponía como extras a mis amigos. En este caso, en “Paco Yunque”, última viñeta de la secuencia en que se habla del papá de Humberto Grieve, a quien todos temían en el pueblo, puse entre esos temerosos el rostro del General Francisco Morales Bermúdez, quien era Presidente del Perú por un golpe en 1975.

Con esto, amigas y amigos, cierro esta larga sesión sobre algunos rostros en mis historietas. La mayoría son inventados nomás, aunque muchas veces me pareció encontrarlos entre gente a la que no volví a ver.

18 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

18 Respuestas a “Saludos y ajustes de cuentas en desclasificación de historietas

  1. Orlando

    Bacan! Tengo una curiosidad: que te dijo Victor Hurtado?

  2. Orlando, esa respuesta se desclasificará dentro de 25 años más 😉
    No, mentira, le vaciló. Claro que le hubiese gustado que lo haga más bonito, pero, digo yo, la verdad ante todo

  3. percy macedo alegre

    Muy ilustrativo y entretenido. ¿algún “personaje” lo tomo con menos humor?. Saludos maestro.

  4. Juan, esta mañana, mientras leía tus cometarios y miraba las historietas, me emocioné mucho; no sé muy bien por qué. Yo soy loretano, pero amo a Lima (viví muy buenos diez años ahí). Lima es el orgullo del Perú. Lima sabe acoger a todos los peruanos y los cobija de tal manera que todos nos sentimos limeños; a veces la llamamos fea (y tenemos razones) pero es una fea que se esfuerza en hacernos sentir limeños. Disfruto las lecturas de Don Ricardo Palma, Julio Ramón Ribeyro, Alfredo Bryce; todos ellos grandes limeñistas. Ahora veo estos detalles que nos entregas, y no puedo dejar de ver en ti, ese mismo afán. Claro, hay mucho de personal (tuyo) en estas historietas, pero a pesar de ello (o tal vez por ello) me ha gustado todo.

  5. Juan, al igual que mi amigo de arriba, he disfrutado cada quiebre de pluma y dibujo en este post; Lima, una ciudad con mucha gracia, detalle y contrastes, esta entre mis ciudades favoritas (sin contar que podria estar influenciado por ser miraflorino de nacimiento… no lo creo)… Chacho… te falto el limenista MVLL que tambien disfrutas! Una joya de escrito. Ya lo copie en mi iPad para leer y ver detalles en los dibujos cuantas veces quiera!

  6. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    Pepián, MVLL es más bien un peruanista (y no tanto costumbrista) como los autores que señalé arriba. Pero claro, Mario es mi ídolo literario.

  7. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    Pepe, tienes razón, MVLL, en Conversación…, La ciudad y…, Los Cachorros, La Niña Mala, él refleja algunas costumbres limeñas y podrían considerársele costumbrista (sobre todo en Miraflores); aun así, creo que no es el objetivo de sus novelas o cuentos, como sí lo el para los tres anteriores.

  8. ¡Saludos, Chacho! Gracias, también creo todo eso de Lima (aunque no sé si se esfuerza en hacernos sentir limeños, ya me gustaría, también tiene, según por dónde, su indiferencia o egoísmos). Pero dónde no es así. Lo propio de Lima está más allá de los balcones y faroles con que le canta Polo Campos (por cierto, un ayacuchano que ha dedicado a Lima varios valses). Todos los autores que citas han conocido bien a Lima y la han retratado con sensibilidad y fino humor. Oportuno que Pepe traiga a MVLL a la cita, así como tu comentario al respecto. Carla Sagástegui, profesora de Literatura en la PUCP, en un ensayo me situó en la vertiente costumbrista de Lima, con antecedentes ilustres en el campo literario. Me gustó asistir a esa conferencia, sentí que no hablaban de mí sino de un autor que yo no había conocido, pero que me estaban dando ganas de conocer. Qué noche, fue hace años, salí de la Casa Mariátegui mirando las calles más intensamente, sintiendo que de ellas, de esta ciudad, somos todos los que hemos vivido aquí.

    Un detalle sobre las aventuras del Cuy es que todas ellas se han dado en Lima, ambientadas en una época histórica determinada o en un pasado o futuro imaginarios. Creo que ya debería hacerlo viajar no solo en el tiempo sino por el Perú y el mundo todo…

  9. La Necia

    a ver si este comentario va… (porque los ultimos que intente mandar, me impedia la entrada como huachiman a la puerta de disco vip que por fea, que por chola, que por negra…bah!)

    juan, dile al hurtado ese que el hombre no debe ser bonito sino atractivo o cuando menos varonil y lo ultimo se aplica a su caso (well… segun la caricatura nomas, pero ya ahora debe estar super tio, mejor no le digas nada)

    vargas llosa tiene su tecnica: un tema, dos historias paralelas que corren juntas y se entrelazan al final, una habilidad innata para escribir y gente que se la cree toda. con decir que existe una legion de huevonazos que le dice “dios”. en serio

    en mi caso, puedo decir que su “la felicidad en la otra esquina” es una porqueria en donde nos presenta a un gauguin casi heroe y en el que no se atreve a llamar por su nombre a la enfermedad (sifilis) que disemino -a sabiendas- entre puberes de las islas que lo acogieron y a una flora tristan descolorida, a quien trata de una manera paternalista. no sigo porque me caen tomatazos

  10. La Necia

    ah, paso el comentario! entonces tomo viada y continuo:

    la semana pasada el carlitos puso a su cuy titere en accion y este no se hizo de rogar: se presento en el local de los artistas aficionados del jiron ica que estaba vacio cuando llegue. un carlitos cabizbajo me dijo: necia, creo que se te va a cumplir que haga una sesion solo para ti. naaa, ya llegan, ya veras

    bueee… pues anda que voy al baño, (que estaba en el ambiente del restaurante) y me pongo en plan de pregonera,”no se pierdan, caseritos, la funcion del cuy, todo gratis, no se pierdan, empieza en media hora, acaben su cafecito, su sanguchito y pasen a la funcion del cuy, todo gratis, caseritos, no se la pierdan…” y ufff… resulta que el pregon rindio sus frutos, el local se lleno, pero medio que me entendieron mal o yo no explique la cosa (errr… creo que lo ultimo) y se vinieron varias personas con sus chiquitos mas y resulta que el cuy es titere para adultos. vieran al pobre carlitos yendo a explicar a los padres sobre la cosita del cuy, de algunas malas palabras, etc y ya, no problem, dijeron todos, el espectaculo empezo mita-mita entre adultos y niños. un mate de risa cuando ciertos niños le llamaban la atencion al cuy: “eso no se dice!”

    al final todos contribuyeron al sombrero y el cuy permitio que el carlitos invirtiera toda la ganancia en un lonchecito para la necia, mientras el aceptaba todos los saludos desde el asiento del restaurante en donde lo sentamos. gracias, cuycito!

  11. Jajaja Necia!!! me he reido hasta llegar a la incontinencia! mis felicitaciones a Carlos que supo manejar su audiencia mixta… a veces me toca presentar cosas a una audiencia diferente a la que planee y no es nada facil… y hay veces q he tenido que retirarme insolado. Tema aparte, MVLL, creo que el se siente tan limeno que transmite la ciudad y su amor por ella cada vez q la usa de escenario, El Cuy es netamente limeño, aunque hayan muy pocos cuyes en Lima… su forma de hablar, de ser… es tan limeno!! al menos, Juan, yo lo siento asi… sera que ya no vivo en Lima?

  12. Necia, felicitaciones por tu exitoso papel de llamadora al espectáculo de Carlitos y el Cuy. También podrías haberme llamado y yo iba al toque. Salvo que fuese jueves o viernes, me gustaría ver al titiritero en acción

    Pepe, cuando la gente me pregunta de dónde es el Cuy, no sé qué decir. Me ha pasado varias veces que la gente lo siente suyo, en la Sierra me aseguran que es serrano y en Lima me dicen que es criollísimo. Yo, feliz, imagínate, presumo que es latinoamericano. Como mi habla y modales fueron formados en Lima, supongo que eso se lo paso sin pensar al Cuy

  13. Me aúno a Juan en el reclamo para ver al cuy títere ¡me hubieras llamado!… no sé si iba a poder, pero si ni siquiera sabía… bueno, yo tampoco quiero mucho a MVLL aunque su guerra del fin del mundo me sigue pareciendo uno de los mejores libros que he leído, quizás por la historia (no inventada por él sino basada en hechos reales, además) pero bueno, ese es otro post… ahora al cuy.
    Yo conocí al cuy por el libro de aventuras… lo conocí limeño, comprometido con una causa, astuto, coqueto, conquistador y me enamoré… fue después que conocí la tira y la seguí día a día desde sus orígenes hasta hoy… pero nunca tuve dudas, el cuy es limeño, claro que sí… aunque reivindica a los “de abajo” que en muchos casos son “los de provincia” toda su personalidad de bacancito es de limeño… y él se siente orgulloso de ello… es más, me atrevería a apostar que si alguien lo confunde con un provincianito el cuy lo corregiría al toque y le diría: “¡No, yo soy limeño, de Pueblo Libre para más señas.” 😉

  14. Leonor, gracias, emocionantes tus líneas. Ahora, a la franca, mira que yo no me atrevo a decir qué diría el Cuy. Yo sí lo he dicho, cuando me han preguntado si soy provinciano: “Provinciano, no, yo soy distritano: De Pueblo Libre, Lima, Perú.” El Cuy me parece que es de tantos lugares andinos, pero que ha credido en Lima, eso de todas maneras. Abracito

  15. “distritano”… ¡que lindo!

  16. qué curiosa esta página. es del archivo del blog. ¿Quién la manda? kkr86r. qué enigma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s