Kuraka (05-04-2013)

kuraka-05-04-2013

Un clic en la imagen y la verás mejor

22 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

22 Respuestas a “Kuraka (05-04-2013)

  1. ersandov

    Discrepo contigo mi estimado Juan, el congresista Javier Diez Canseco se le probó conflicto de intereses y por eso se le sancionó en la comisión de ética. A otras personas por menos de eso se le ha sancionado incluso con más días. Toda persona puede demostrar propósito de enmendar sus actos, el que haya cometido dicha falta no borra las buenas acciones que haya realizado en el pasado, a seguir para adelante Sr. Diez Canseco

  2. Orlando

    En ocasiones como esta es mejor no dejar pasar la indignacion. Intervenir con un comentario mala leche y provocador hacia un compañero y amigo en circunstancias que atraviesa graves problemas de salud no me cae bien, lo rechazo con firmesa y me dan ganas de mandarte bien lejos. Basta ya.

  3. Yo no he hecho ningún comentario con mala leche Orlando, smiplemente digo lo que pienso y no estoy difamando a nadie ni siquiera al Sr. Diez Canseco simplemente estoy en desacuerdo con lo expresado en la caricatura de Juan. Y lo dice alguién cuyo segundo hermano (pues soy el mayor) falleció de cáncer a la edad de 3 años, y conoce lo que padece una familia al respecto. Por eso lo digo con pleno conocimiento de causa que una enfermedad no hace santos al resto y es mi opinión personal considerar que al Sr. Diez Canseco se le ha impuesto una sanción legislativa con todas las de la ley

    Y mándame a donde quieras, total estamos en un país libre no?

  4. En situaciones como la que atraviesa el congresista Diez Canseco importa el balance… y en su caso es altamente positivo.

    Pero además, yo si creo que la sanción en el Congreso y proceso precedente, fueron injustos, arteros, bajos, revanchistas… es mi opinión, y creo que atacar a un hombre que dedicó su vida a la defensa de lo correcto, de la justicia social, de los explotados, sólo ha sido posible usando lo peor de la politiquería que sufrimos día a día y que inunda el Congreso.

    ¡Por supuesto que no comulgo con todas y cada una de sus ideas! Pero, evidentemente, entre tanto bruto, ladrón, sinvergüenza, corrupto, delincuente que habita nuestra política local, este hombre resalta positivamente… y sí, yo creo que cuándo estamos cerca de la muerte es cuándo nosotros o quienes nos rodean empiezan a hacer balances… así pasa la gente a la historia, por el balance de sus vidas…

    Momentos como estos nos deberían obligar a reflexionar y respondernos ¿qué he hecho yo con mi vida hasta ahora? ¿Cómo me recordará mi país? ¿Pasaré a la historia? ¿Se me recordará?…

    Para no olvidar, hoy es 5 de Abril… no lo olvidemos… un par de enlaces:

  5. La Necia

    ta mare! se borro mi comentario y ya estoy de salida para la chamba! no tengo tiempo para rehacerlo pero en sintesis:

    – si, vete lejos por un rato, sand!

    vive siempre, amigo diez canseco!

    la zumba es una wada! en una parte gritan “machete! machete!” y hacen un giro de brazos como que estan cortando cania de azucar enmedio de una cancion que dice otra cosa! mejor y mas me divierto con una combinacion de saya y festejo! zumba! bah!

  6. Hola, amigas y amigos, acabo de enviar el Lovestory y ya lo programé en el blog. Sobre Javier Diez Canseco, en mi Facebook se han hecho presentes gentes que no son de los habitués para atacarlo. Algo semejante pasó durante el proceso de la Revocatoria, entran en plan consigna, y luego desaparecen. No les interesa la tira, la historieta, lo que une a los seguidores.

    Yo no pienso que porque alguien muere hay que convertirlo en santo. La santidad no creo que sea el carisma de Javier, sino la honestidad y la consecuencia en su ser luchador, lo que digo en la tira. En cuanto al proceso que llevó a que lo sancionaran en el Congreso, concuerdo con el comentario de Leonor. La votación que decidió esa decisión estuvo plagada de irregularidades, y fue una sorpresa la forma en que votó la bancada nacionalista, especialmente en el caso de personas que no asistían al Congreso habitualmente, por sus cargos en el Poder Ejecutivo, y que fueron mandadas a votar contra Diez Canseco. ¿Qué tipo de venganza movió a quienes así dispusieron tras bambalinas? No lo sé, no estoy tan metido en las intrigas políticas, pero me parece que se trata de mezquindades, de bajezas.

    Hay personas que por su línea de conducta se convierten en apetecibles para los mezquinos. Entre aquellas personas están los santos, pero no solo ellos. En ocasiones el móvil es la envidia, o simplemente la mediocridad, o los intereses de algunos manipuladores que mueven a quienes están bajo su poder o sugestión.

    Supongo que todos nosotros conocemos lo que es ser víctima de esos sentimientos bajos. No digo todos, pero sí varios, sabrán en su fuero interno que más de una vez sintieron envidia y actuaron mezquinamente. Es el comienzo para elegir la línea que se quiere seguir. En fin, volviendo a Javier Diez Canseco, creo que tuvo aciertos y errores, pero que, como dice Leonor, el balance le es favorable, y creo yo que largamente. Su trayectoria sale de la media, por eso es que nos detenemos a tratar sobre él, y también creo que está entre lo mejor de mi generación, la misma de Alberto Flores Galindo y Carlos Iván Degregori.

  7. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    Mis simpatías por un hombre que admiro y con el que no siempre coincidí. Coincido más ahora que antes. JDC representa a los políticos de los 80 que admiré. Son muchos y de todos las banderas.

    Fuerza ahí, Javier… muchos, muchísimos te queremos bien.

    Y, ¡por Dios! quien diga que el “castigo” del congreso no fue una vendetta política, es porque no quiere pensarlo bien. Basta recordar las correrías de la “santurrona” Nadine y sus “ministras” el día de la consigna.

  8. La Necia

    y bueee… no tuve tiempo de entrar por aqui para comentar que el cuy tv de esta semana estuvo cheverisima! ese andresito es un capo, aparte de guapo, claro esta. siempre es bueno darse un taquito de ojo digo yo

    me recordo al amigo jose, (desertor del blog por estos dias): escribiendo parecen serios y de pocas palabras pero en vivo y en directo, parecen loritos a los que no para nadie en la conversada. bien por ellos! me encantan los conversadores!

    bien ahi, andresito!

  9. La Necia

    que se puede decir de jdc si parece que nos ha acompaniado toda la vida desde donde estuviere? su figura delgada, sus denuncias, su lucha permanente por hacer de nuestro pais un lugar mejor en donde vivir hizo de su imagen el recuerdo permanente de un quijote de nuestros tiempos, luchando incansable por sus ideales

    mi hermana zoila estuvo en la pucp en el mismo tiempo que jdc. ella studio servicio social. no fueron amigos personales porque ella jamas se metio en politica pero lo admiraba. se acuerda que cada vez que se presentaban quejas o se querian cambios y los estudiantes se reunian, los chicos lo cargaban porque su problema de la pierna no le permitia correr y que cada vez que tenian que desaparecer ipso facto porque los correteaba la policia, se armaba un alboroto para movilizarlo

    yo lo conoci en Iquitos, hace algunos anios atras en con suerte, en uno de mis viajes, coincidi con que don Javier se encontraba en la ciudad arando en el desierto, dirigiendo una campania en contra del tratado de comercio entre ee.uu. y peru. fui una de las pocas personas que asistio a su conferencia y debido a que fuimos pocos, pudimos conversar sobre lo que paso en chiapas, mexico, despues del trado entre mexico, ee.uu. y canada y que solo produjo mas pobreza entre los pobres de los tres paises. el tipo estaba claro en lo que buscaba: que la gente supiera que ese tratado no debia firmarse. tambien sabia perfectamente que no podia evitar que se llevara a cabo pero hacia su lucha informando a la la gente, recorriendo el pais para alertarnos de lo que se nos venia

    espero, de todo corazon, que supere sus problemas de salud. en esas lidias, el es un toro bravio que viene toreando las adversidades casi desde su nacimiento y estoy segura que saldra bien librado de esta tambien

    fuerza ahi, javier!

  10. Hola Orlando,

    Yo no le conozco personalmente a Javier, pero recuerdo su excepcional participación durante la interpelación al primer ministro de ese entonces: Manuel Ulloa. El ministro ordenaba desde su posición, quien si y quien no de sus partidarios congresistas, debía hacer uso de la palabra. Don Javier, cuando le tocó intervenir dijo (es lo que mi memoria recuerda): “El primer ministro, conduce a los parlamentarios de su partido, cual chalán montado en su caballo…”, la frase me encendió. Después Javier, mencionaría lo del Caso Volmer.

    Saludos Orlando… y perdón por no llegar a la cita el miércoles pasado. ¿Todavía está válido el ofrecimiento de préstamo del libro de las cometas en Afganistán?

    Saludos a Sabine

    Carlos Torres el “Arjonófilo”

  11. Hola Juan:
    Espero disculpes y comprendas la indignación expresada en la entrada anterior.

    Conocí personalmente a Javier Diez Canseco hace 32 ó 33 años, cuando yo era escolar y él era miembro de la Asamblea Constituyente. No militamos en el mismo partido, no volvimos a tener trato personal y las rencillas de la izquierda siempre estuvieron presentes en la apreciación de su figura política.

    En los últimos días, a raíz de la noticia de su enfermedad recordé el breve trato que tuvimos y he valorado desde una nueva perspectiva la ayuda que recibí de su parte.

    Por eso he decidido escribir un texto breve de la forma como conocí y traté a Javier Diez Canseco. Confieso que dudaba en colocar mi nombre o mis créditos, por una sencilla razón, considero que lo que hizo Javier por mí no lo hizo por que se tratara de Orlando sino que igual lo hubiera hecho por cualquier otra persona, por otro compañero o por otra persona que luchara por la democracia y la justicia social. Por que así es Javier.

    Lo que narro líneas abajo es una muestra de lo incansable que era Javier por acudir a ayudar, la historia es de Javier, de las actividades de Javier que a mí me tocó presenciar en esa oportunidad.

    Ojalá Javier lo pudiera leer y mejor si recordara ese episodio, no se como podría hacerle llegar mi recuerdo de nuestro encuentro, ojalá.

    Lo que sigue es el texto donde narro lo que recuerdo de cuando conocí personalmente a Javier

    Debe de haber ocurrido a mediados de 1980, no recuerdo exactamente la fecha, quizás fue el año 1979, a veces la memoria de largo plazo fija recuerdos trascendentales en nuestras vidas pero sin esos detalles que hoy me parecen importantes.
    Lo trascendente para mi vida es que aquel día, cuya fecha no recuerdo con precisión, conocí personalmente a Javier Diez Canseco. Ocurrió en la puerta de la G.U.E. Pedro A. Labarthe, a la hora del recreo; yo sabía que él llegaría al colegio ese día, a esa hora.
    El CCUMES (Comité Coordinador y Unificador del Movimiento Estudiantil Secundario) había programado una actividad coordinada contra la dictadura militar en varios colegios de Lima. Mítines de esclarecimiento de lo que significa vivir en democracia debían desarrollarse el mismo día en los patios de los colegios a la hora del recreo. En las reuniones de coordinación, a la que asistían escolares de diferentes colegios, nos comunicaron que se habían cursado invitaciones a miembros de izquierda de la Asamblea Constituyente. Esperaban que asistieran, hicieran uso de la palabra y a la vez brindar respaldo a los estudiantes que soportábamos amenazas de expulsión por nuestras actividades políticas.
    Para asistir al colegio Labarthe invitaron a Javier Diez Canseco; después me enteré que fue uno de los pocos constituyentes que acudieron a la convocatoria aquel día.
    Recuerdo el nerviosismo de la espera, mi labor era reconocerlo y facilitar su ingreso al colegio, que no lo retengan en la puerta por si llegaba después de iniciada la acción. La acción, como estaba planificada, tuvo errores que motivaron su fracaso, los compañeros encargados de sacar carpetas y armar un tabladillo en el patio no mostraron el arrojo necesario, otro grupo inició la agitación de consignas que no prosperó al no distinguirse claramente un punto desde el que se dirigieran los discursos que explicaran la razón de la protesta. En eso distinguí a Javier Diez Canseco en la puerta del colegio, mostrando su credencial. Me dirigí hacia él con el brazo extendido desde lejos haciendo que notara mi presencia a la vez que lo llamaba por su nombre. Lo llevé a un aparte a fin de identificarme e informarle rápidamente de lo que ocurría pero fuimos interrumpidos por el jefe de auxiliares de forma prepotente y malcriada.
    El jefe de auxiliares, cuyo nombre no recuerdo, exigió la identificación del parlamentario y lo condujo a la oficina cercana a la puerta de ingreso, allí fui testigo como trató de fingir que no reconocía al miembro de la asamblea constituyente mientras ponía en duda la veracidad de la credencial, que ciertamente no poseía complejidad en su diseño y presentación. Javier Diez Canseco, sin perder la calma, lo invitó a llamar al Congreso para verificar la autenticidad de la credencial.
    El auxiliar, arrogante, empoderado en su feudo, acostumbrado a hablar con alumnos, menores de edad y padres sumisos convocados por faltas de sus hijos, preguntaba qué es lo que hacía en el colegio; Javier le respondió que acudía como parlamentario en labor de fiscalización ante la invitación de un grupo de alumnos que habían recibido amenazas de expulsión del colegio.
    El auxiliar negó tal afirmación, que no existían tales amenazas de expulsión; Javier me miraba y yo afirmé que en varias ocasiones me habían amenazado con expulsarme por mis ideas políticas.
    Javier y el auxiliar intercambiaron frases, no recuerdo con exactitud los diálogos, lo que recuerdo con nitidez fue la conclusión, la caminata hacia la salida, al ritmo de Javier, los tres juntos, el auxiliar cuyo nombre he olvidado, que no quería perder autoridad ni detalle de lo que Javier me diría sobre el colegio y Javier dirigiéndose a mí, un adolescente en problemas con las autoridades escolares. Me dijo, audible para el auxiliar: “Si tienes algún problema, si te siguen amenazando con la expulsión, me buscas en el Congreso, yo te defenderé”.
    Hacía rato que el recreo había terminado, recorrí los pasillos solitarios rumbo al aula donde mis compañeros de promoción, expectantes, esperaban ver si esta vez me expulsaban.
    Hoy muchos podrán tener presente diversos aspectos asociados a Javier, como las negociaciones fallidas de la unidad de izquierda, donde Javier tuvo no poca responsabilidad, y otras discrepancias producto de apasionamientos y coyunturas políticas, pero ante todo, sobre todo, tres décadas después, no he olvidado que Javier me defendió, como seguramente hizo con muchos otros, cuando atravesaba circunstancias difíciles.
    Gracias Javier.

  12. josé

    Hola a todos, gracias Necia por el saludo. Sucede que ahora ando trabajando en una Clínica y el fin de semana acabé molido y con migraña. Por eso me alejé de estás lides. Yo recuerdo mucho a Javier. Lo conocí cuando yo frisaba los doce años. Me gustaba ir a ver los mítines en la plaza San Martín. Ya lo había leído en periódicos y visto en tv. El iba al frente de su partido la VR y encabezaba la UDP. Llegaban los militantes disciplinadamente en columnas de a tres con una banderola grande a la cabeza…y allí iba un señor, barbudo, de lentes, discapacitado de una pierna, pero capacitadísimo del alma. Años más tarde recuerdo sus pleitos con frejolito, la formación de su PUM. Siempre me llamó la atención su vehemencia para defender sus puntos de vista con una claridad y firmeza envidiables. Cómo no olvidar el estate quieto que le aplicó a un miserable que no voy a nombrar que se atrevió a mentarle la madre en el congreso. De ahí en más Javier fue mi ídolo. Precisamente porque Javier era un hombre sencillo mis padres lo conocieron en el Plaza Vea de Jesús María, estaba con su esposa, mi mamá y mi papá se acercaron a saludarlo, y el loco de mi padre lo abrazo que casi lo tumba, jajaja. Mi mamá tuvo que barajarla ante el susto de su esposa, exclamó: “es su admirador”. Yo lo conocí también en Jesús María, personalmente, el año 2000, cuando estaba haciendo su propaganda para el congreso, así , caminando solo por las calles adyacentes al mercado. Me acerqué a saludarlo y me dió un calendario con su propaganda. Por esas coincidencias del destino, tiempo más tarde me enteré que un amigo que alquilaba una oficina en Lince a un ingeniero que era miembro del PS, en la calle General Córdova, también lo había conocido, ya que en los altos de su consultorio vivía el mencionado ingeniero y se hacían las reuniones del partido allí. Mi amigo tenía su consultorio en el primer piso. Me contaba que Javier le decía que si conocía chicos que estén terminando el colegio y tengan buenas notas que le avise, él les conseguía plazas para estudiar medicina en Cuba. Cuando me mude a vivir a Pueblo Libre, siempre lo veía pasar, porque su casa quedaba a pocos cuadras de la mía. Lo veía a veces a pata, otras en su camioneta. Aún recuerdo como un día en el cruce de Córdova con Bolívar un viejito que se paraba a limpiar lunas en el semáforo lo vió y corrió a limpiar su parabrisas. Javier le dió su propina pero le dijo que no le limpie nada, pero el señor con más ganas le limpiaba y Javier incómodo le decía, deja eso, descansa…Lo que cuento es lo que sé y ví de él, un ser humano que andaba la calle, que siguió vivendo en su misma casa, que fue calumniado por las mezquindades de los corruptos. Y es mentira lo que dice Enrique, lo único que se probó fue la vileza de los congresistas de gobierno. Mi madre padeció la misma enfermedad que él padece. Se fue rapidito,sin decir adios. Javier también se va a ir, como todos nosotros, el más temprano, porque los buenos, se van antes…

  13. La Necia

    pues creo que todos, sin importar para donde se inclinen (politicamente, no inventen) tenemos uno que otro recuerdo de jdc. siempre va a quedar en nuestro recuerdo como un incansable luchador por sus ideales de justicia

    tu relato, Orlando, esta interesante, pero… no pues, mano! como es eso de que jdc ya era asambleista cuando tu eras nomas un mocoso escuelero? si pareces su abuelito! naaaa!

  14. Orlando, José: gracias por compartir esas anécdotas.

  15. ¡Asu mare! ¿Y ahora quién se atreve a montar el mismo circo para sancionar a Javier Diez Canseco? Tanta misa y declaraciones, ahora pues. Sé, claro, que no faltarán quienes voten contra él, y desde luego puede ser respetable que discrepen con la actuación de JDC, pero me gustará ver a quienes deban sustentar el pedido, a ver cómo lo hacen. Así como a aquellos que no están seguros o que quisieran votar a favor de Javier y que la vez pasada actuaron contra su conciencia y siguiendo consignas dadas desde afuera. No se trata de “indultos”, sino de justicia.
    Leonor, ¿podrías darnos detalles sobre quiénes en la Corte Superior declararon nula la sanción a JDC? Interesante, me gustaría entender el cuadro completo por las resonancias que tendrá.

  16. Oswaldo Chacho D'Acevedo

    Juan, ya han saltado algunos (los de siempre) a decir que el Juez a prevaricado. A mí me importa poco la opinión de todos esos. A mí lo que me gusta y me alegra es que reivindiquen al cojito.

    ¡Fuerza ahí, Javier!

  17. Para leerla completa la puedes descargar en: http://es.scribd.com/doc/134749585/setencia-JDC-docx

    Los que se oponen dicen que el Congreso no está sujeto a la jurisdicción normal (Poder Judicial), por ello la sentencia cita la jurisprudencia (de observancia obligatoria) del Tribunal Constitucional que como precedente, en otro caso, falló respecto al debido proceso: […] “En sede parlamentaria, este derecho debe ser respetado no solo en los procedimientos de antejuicio y de juicio político, sino también en las actuaciones de las Comisiones Investigadoras o de las Comisiones Ordinarias que reciben el encargo expreso del Pleno del Congreso de la República; y merece una tutela reforzada, en tanto que el Congreso de la República decide por mayoría y actúa por criterios basados en la oportunidad y conveniencia, es decir, que su actuación y canon de control es de carácter subjetivo porque no ejerce función jurisdiccional propiamente dicha” […]

    Según la teoría de la Justicia de Rawls (sobre la que estoy haciendo ahora una investigación) la justicia se basa en el establecimiento de un procedimiento (es complicada de explicar, pero basta saber que todos aceptamos dar poder a los jueces para que juzguen en nuestro nombre, sólo porque sabemos de antemano el procedimiento que se va a seguir). La justicia, entonces, se obtiene de aplicar un procedimiento en el cual todos tengan la misma oportunidad de defenderse, presentar sus pruebas, no ser juzgado por lo que no está tipificado, etc. De tal manera las garantías constitucionales, como el amparo, protegen a los ciudadanos respecto a que el ejercicio de los derechos consagrados en la constitución no pueden ser vulnerados por ninguna autoridad, porque todas las autoridades están sujetas a la constitución, y siendo el “debido proceso” un derecho así también consagrado, procede que la persona sea protegida, por el sistema judicial de quién sea que lo viole…

    Este Juez (aún no busqué quién es) ha aplicado teoría del derecho, jurisprudencia constitucional e internacional… se nota la diferencia en la argumentación respecto a la otra sentencia hace pocos días comentada… 🙂

  18. Bueno si apoyas a que el poder judicial anule el proceder del congreso, entonces no hay de que quejarse sobre la intromisión del mismo sobre las decisiones del municipio con respecto a la parada, es exactamente la misma situación… mal mal mal, para ambos casos, en el caso del congreso sienta un peligroso precedente

  19. Que exponga lo que se ha usado como sustento, no significa que lo avale… en verdad no tengo un juicio formado aun…sólo hacía ver la diferencia en la calidad de la argumentación… se nota que uno lee lo que quiere leer…

  20. Que me parezca injusto que unos padres castiguen a su hijo sin motivo (papas), no significa que avale que el vecino pretenda levantar la sanción (camotes)… 🙂

  21. Sand como dirían mis amigos cubanos: “confundes la amnesia con la magnesia” ;-). Un Juez tiene toda la potestad de emitir juicio sobre el municipio limeño, o cualquier otra institución (incluso del poder ejecutivo), pero al juez Malzon no se le critica porque haya emitido juicio, sino porque habría emitido un juicio equivocado (incluso se habla de prevaricación y sanción).

    Con respecto al congreso, ciertamente la cosa cambia, y no es fácil que el poder judicial se entrometa en sus operaciones; y tienes razón (y muchos lo han manifestado) la acción judicial debería ser, al menos, analizada para determinar su pertinencia. Pero mi emoción quisiera que no lo hicieran, para así reivindicar el buen nombre de JDC. Lo ideal sería que esa reivindicación se haga de acuerdo a derecho, por lo que ruego que esa acción sea considerada así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s