El cuy [por Necia]

Durante mi no corta estancia en la bella ciudad de Moyabamba, aparte de las jaladas de pelo que me prodigaron a granel las estudiantes de la escuela católica para niñas a la que asistí, –so pretexto de tocar mis rulos, cosa rara entre la gente del lugar que exhibe por lo general cabellera lacia- lo que más recuerdo es que en la cocina-comedor del único lugar al que llegué más allá de la sala, fue una especie de corralito con alambre de cocos para gallineros que los dueños de casa habían implementado debajo de la superficie que les servía para cocinar sus alimentos a leña.  El lugar albergaba unos animalitos que de rato en rato acercaban sus caritas al alambre y me miraban sin dejar de masticar las hierbas que tenían regados por el suelo como césped.

 

Yo crecí rodeada de animales de todo tipo (incluso unos muy interesantes que caminan en dos patas y hasta hablan, creo que se llaman hombres) pero éstos no los había visto hasta ese momento.  Mi mamá pidió que me mostraran un ejemplar y al momento me sacaron uno de color casi rojizo con algunas motitas blancas que me miraba directamente a los ojos y hacía un sonidito algo así como ‘ciucui’, de tal manera que cuando me dijeron, “éste es un cuy” no me sorprendió para nada.  Lo tomé entre mis manos y pregunté si me lo podía llevar.  El pihuichito que tenía había hecho todo el viaje conmigo desde Lima a Tarapoto en una jaula y en cuanto lo saqué, un gato me lo arrebató de la mano sobre la que lo tenía con las garras aferradas a mi dedo índice y se lo sirvió de almuerzo sin que pudiera hacer nada por evitarlo.  Llegué a Moyabamba con la jaula vacía y era lógico que pidiera un reemplazo porque estaba huérfana de mascota y éste animalito me pareció ideal para ocupar el lugar del periquito en mi corazón, no en la jaula, prometí.

 

Me lo llevé a casa y no pude entender la razón por la cual se reían mis compañeras de estudio cuando dije en la escuela que tenía un cuy como mascota.  Les pregunté la razón por la que no se podía tener un cuy de mascota y me respondieron que porque ese animal lo usaba la gente para comérselo o pasárselo por el cuerpo como medicina, pero no de mascota.  Tenía que ser fuereña para ser tan extraña.

 

Sin embargo, yo había observado que durante el recreo las niñas sacaban como cosa muy normal un snack que nunca había comido: hormigas tostadas o fritas que se las comían golosas.  Así es que me defendí diciéndoles que si yo les parecía extraña por tener un hermoso animalito de mascota, no se imaginaban lo extrañas que ellas me parecían comiendo hormigas.  Así es que estamos a mano, ustedes sigan comiendo sus hormigas que yo seguiré en casa con mi cuy de mascota.  Creo que jamás se les pasó por la cabeza que comer hormigas era algo que podía extrañar a otros y se quedaron calladas.

 

Todo estuvo bien hasta que se me ocurrió sacar al cuy con un lazo a caminar por la Plaza de Armas.  Esta vez ya no fueron mis amiguitas sino gente extraña que se reía de muy buena gana ante el espectáculo.  Contra ellos no pude luchar y me llevé al cuycito en brazos y decidí que no necesitaba salir a la plaza para caminar con él: nomás lo hacía alrededor de la cuadra, en donde ya se habían acostumbrado a ver una niña de cabellos ensortijados que encima caminaba con un cuy, ¡qué rara!

 

Hum… si supieran que ahora escribo para un cuy, ¡qué me dirían?

34 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

34 Respuestas a “El cuy [por Necia]

  1. José.

    Hola Necia:
    En mi caso yo conocí al cuy en mi infancia como un alimento seco-salado y frito en manteca (que es la manera como lo conservan en Cutervo) y que tenía el gusto de servirme de alimento de tanto en tanto,cuando la familia de mi papá tenía a bien enviarnos una encomienda. Años más tarde supe que un kilo de cuy tiene más proteínas que uno de carne de res. Por parte de la familia de mi mamá,mi tía Angélica no solo los criaba,sino que era una experta en prepararlos a la manera ancashina,es decir con ají panca y maní. Ya es indudable entonces y como pueden apreciar,que mi particular inclinación hacia lo cuyano viene de una larga cadena que involucra inclusive, mis genes. Este cuy me ha dado otro tipo de alimento,desde mi pubertad y adolescencia,sin el cual no hubiese crecido tampoco.

  2. sandovAL ALvarado

    El picante de cuy de mi madre es insuperable, he intentado en decenas de restaurantes probarlo y encontrar uno que lo supere, pero hasta la fecha la búsqueda es infructuosa, inclusive un restaurant llamado mr. cuy cuyo único plato eran los cuyes en decenas de preparaciones según la región de nuestro Perú me fallo al presentarme el picante de cuy con yucas y arroz de pésima calidad, cuando lo ideal era con papitas redondas y enteras.

    En Tottus cuando ví que vendían cuyes enteros, lleve unos 4 a preparar pero sus carnes se deshacían como mantequilla de lo demasiado tiernos que estaban. Ni modo el mercado de Caqueta sigue siendo mi proveedor habitual de cuyes de buen tamaño y adultos.

    Cuando tenía 12 años en nuestro jardin críabamos cuyes, y veía con sorpresa que al parir la hembra los cuycitos salían con pelo y con los ojos abiertos y correteaban de aquí para allá nada que ver con los conejos que nacían calatos e indefensos.

    Ley el año pasado en Caretas que la Univ Agraria una investigadora hizo un procedimiento de cruces entre cuyes grandes durante 25-30 años, logrando después de todo este tiempo forjar una nueva raza que se había estado deteriorando por la mala costumbre de los criadores de comerse a los cuyes más grandes y dejar a los pequeños a que se reproduzcan.

    Comer el cuy es todo un arte, chuparse las costillitas palito por palito y cada huesito y cabeza te puede llevar media hora si lo haces a conciencia, con el cuy no existen cubiertos de ningún tipo.

  3. cuyes muy ricos, crocantes y regados, comíamos en piscotambo, en las cercanías de huamanga, en 1974, con los profesores de la escuela regional de bellas artes de ayacucho. también conozco al animalito desde mi infancia, cuando iba de vacaciones a chanchacap, en otuzco de la libertad, donde vivían mis abuelitos paternos. es un animalito entrañable. como diría carranza (el de la «u», no el exministro): el cuy es… el cuy, pe.

  4. Pepe

    Yo tambien tuve cuyes en la azotea de la casa, necia!! (pero tambien los saboreo… ) los cuyes tuvieron cuicitos, pero lamentablemente un gato se los comio. Finalmente tuvimos que comernos a los dos cuyes porque segun mi mama, atraia gatos callejeros a la casa…
    El mejor picante de cuy lo he comido en Huancayo, preparado en olla de barro y cocina de lena, cuy de chacra cocido lento, para chuparse cada huesito, como dice Sand y seguramente Jose tambien es experto.
    Tengo alguna que otra correccion. Primero para necia. el adjetivo rojizo no es un color, es una tonalidad por lo tanto se aplica modificando un color.
    Jose, un kilo de cuy no tiene mas proteinas q un kilo de res… de donde sacas eso!!
    a menos que me digas un kilo de pulpita de cuy y un kilo de pulpita de res… pero para comerte un kilo de pulpa de cuy tendrias que matar por lo menos 10 cuyes!! jua!

  5. oye pepe, ¿y quién dijo que tenía yo que especificar un color determinado? mi cuy era así, rojizo, no rojo, así es que imagínatelo y date por bien servido. no tiene ni tantita imaginación y se la quiere dar de corrector, ¡atrevido!

  6. Pepe

    pucha, me olvidaba q se trataba de la inefable necia!! jajaja. claro que tengo imaginacion, a veces demasiada… pero insisto, el uso de la palabra «rojizo» para indicar color es erroneo, pero debo agregar que es muy comun en Peru. quien no ha escuchado: tiene los ojos color parduzco… el uniforme unico es color plomizo, el agua esta color verduzco…
    Me puedo imaginar a tu cuycito marron rojizo, o amarillo rojizo con manchas blancas. He dicho! Y me pongo mi casco porsica me quieras dar con un palo con clavo en la cabeza.

  7. Rae
    rojizo, za. 1. adj. Que tira a rojo.

  8. ¿amarillo rojizo? ¿qué vaina es ésa? cuycito era rojizo, como dice marco que dice la rae, de un color que tira a rojo, vas bien cuando piensas en un marrón que va por ese camino… pero amarillo tirando a rojo ¿de dónde sacaste eso, papay?

  9. estuve revisando los comentarios y resulta que con excepción de pepe, -que siquiera los miraba en su azotea aunque después terminó comiéndolos también- los demás (marco no cuenta porque no sabe, no opina) han tenido solamente relaciones gastronómicas con el cuy

    confieso que no me lo puedo comer, no sé si sea por causa del recuerdo de mi cuycito o porque servido en la mesa se asemeja a una rata, aghhhh pero el caso es que no se me antoja para nada de plato de fondo ni de entrada ni de nada

  10. No como ningún animal que en mi plato mantenga su forma original, no me apetece, me espanta.

  11. Uyyy!! sorry, no me di cuenta, me confundí de post!!! el motivo por el que no salía era que el texto era muy largo, espero no aprueben mis anteriores intentos por poner mi comentario por lo que dije.

    Necia, sorry por invadir tu post con un comentario ajeno al tema.

  12. te voy a multar por invasor, te voy a mandar la policía de asalto para desalojarte, eres un odioso

  13. Pepe

    Oye cabezon!! ya pues anda a mecharte con el Sand a tu esquina! jajaja.

  14. si, que se vayan a otro lado, aquí nomás se aceptan comentarios sobre el cuy y nada más. se puede comentar hasta sobre las hormigas que se comían mis compañeras en el recreo, pero sobre temas de otros posts, nooooooo

    acá entran a avisar cual de los dos sigue vivo y ya

  15. José.

    Hey pepe,te confundiste,yo dije un kilo de carne de cuy,no un cuy,como bien anotas después. Es una relación proporcional.Me has hecho acordar de la pregunta que me hacían en mi infancia ¿qué pesa más un kilo de algodón o un kilo de plomo?

  16. José.

    Si, que Chacho opine sobre las hormigas!

  17. Pepe

    Ja ja ja! Si se a lo q te referías, tocayazo!

  18. Rafo

    Vaya Necia defendiendo tu post como debe ser.
    Sobre los cuyes, el problema de tenerlos como mascotas es que son chillones y lo peor es que no se callan, una buena idea seria usarlos como alarmas para carros o como timbre de tu casa (amarras a un cuy en un extremo de tu puerta y lo peñiscas para anunciar tu llegada). Una vez de niño saliendo del colegio le compre a un vendedor ambulante un hamster que resulto ser un cuy, osea me vendieron cuy por hamster. En otra ocasion para una kermes del cole me encargaron conseguir un cuy para la tombola y al parecer el gremio de cuyes tiene el total control de ese rubro porque mis profes no aceptaron un perrito para hacer ese trabajo, ellos querian un cuy (en ese tiempo no estaban de moda los pulpos).
    Finalmente en un viaje a cajamarca con los scouts (si fui boy scout) me hicieron probar un plato con una carne chiclosa (en trozos) llegando a lima me entere que era un cuy.

  19. Oswaldo (Chacho)

    José… no tienes idea las ganas que tuve de opinar sobre las siquisapas (las hormigas que se comen) y sobre lo rojizo que el contreras de Pepe trajo a colación…

    Ando de vacaciones y apenas puedo leer.

    Dicho sea de paso, una vez indique e una amiga que en mi país comemos a su mascota «guinea pig» y casi le da ¡soroche!… ella no podía creerlo; la cosa se agravó cuando, mientras le contaba y ella se escandalizaba, recordé que ella era vegetariana…PLOP.

  20. sandovAL ALvarado

    Es infaltable en mi familia, cada vez que viene un familiar de los Estados Unidos, mandarle su tapper con sus cuyes fritos a la sazón trujillana para que se den su gustazo de regreso.

  21. sandovAL ALvarado

    Ah, ya se me hizo agua la boca, pecaré o no pecaré hoy día comiéndome un cuy a la hora del almuerzo…? Que opinas Necia, te dejo la cabecita y un cuarto parte pecho si lo deseas…? 🙂

  22. Rafo

    Me olvidaba del cuy magico que siempre llama al trabajo para prestar plata a nuestros operarios, lo que no te dice es que despues tienes que devolverle el doble por los intereses que te cobra, tremenda rata es ese cuy.

  23. José.

    Ah me olvidaba,el cuy es mi animal favorito porque de lo poco que he ganado en juegos de azar está la famosa ruleta de este digno roedor de las indias.

  24. pero el cuy aquel de las predicciones futboleras se dejó vencer frente al pulpo paul (qepd) que ya dizque tiene sucesor

    sí, chacho, le decían siquisapas a las hormigas ésas. eran raras, grandes, negras, y la gente salía alegremente a cazarlas. una vez seguí al campo a un grupo para ver cómo era la cosa (de lejitos nomás) y pude observar el procedimiento: las hormigas vivían en una especie de cerritos, como pequeños volcanes al ras del suelo, y les arrojaban palos encendidos. al poco rato, salían las hormigas como locas y la gente las apresaba y las ponía en latas herméticas. lo que no sé es cómo es que las sacaban de las latas y las ponían al horno o las freían. humm… tarea, creo que voy a ir por esos lares de nuevo, no me gusta que me lo cuenten, me gusta ver

  25. Pepe

    Necia, no las sacan de la lata… ahi mismito las echan a la fogata… y listo pa la siquisapada… Chacho, pregunta aparte… porque les dicen siquisapa?? osea a las hormigas esas… quiero reirme un rato 🙂

  26. Oswaldo (Chacho)

    Siqui = Poto
    Sapa = Granda
    Otros ejemplos:

    Buchisapa: panzon
    Chuchosapa= Tetona
    Narisapa: de nariz grande.
    calzonsapa = que tiene los calzones muy grandes; se dice también de los hombres que son medio mequetrefes y dominados por sus esposas; similar a sacolargo pero con un agregado de idioteria.

    Siqui es un vocablo quechua; creo que «sapa» es un sufijo también quechua. Buchi (que creo viene de «buche») es un vocablo de la península Ibérica (sé que en valenciano, buchi es panza)
    Chucho, creo que tiene origen quechua para indicar «teta»

  27. yo pensaba que eran barrigonas, al menos me acordaba así de las hormigas, pero no, entonces es el poto lo que tenían hinchado, asu, tan rico que veía que mis compañeras las comían, entonces se comían el poto de las hormigas aghhhhhh

    hum… ¿entonces marco es buchisapa? porque es panzón

  28. Pepe

    Humansapa: Cabezon

  29. Pepe

    jaja buena apologia del siqui, Marco y Chacho… siepmre instruyendo a la gallada.

  30. o sea, humansapa y buchisapa, ay no, tírate al rímac (cuando tenga agua, claro) con una soguita amarrada a una piedra, cabezón… pero en una zona en donde no hayan peces para que no contamines

  31. jajajajajajajajaja, oigan!!! más respeto!!! mmmm, no sabía lo de «humansapa» yo hubiese jurado sería grandulón o algo así.

  32. chicos, os doy gracias desde el fondo de mi corazón

    entren a mi blog (sorry juancito, nomás para decir gracias)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s