Campaña [por Ximena]

Menuda campaña electoral la que vivimos hace poco. Encabezada en un principio por una lideresa y un guapo – esto último no lo afirmo yo sino las centenares de señoras que en su juventud observaban detenidas el camino del joven Kouri. El concepto “corrupción” fue la bandera de la señorita y cuando se le cayó el contrincante principal, por obra propia o ajena, seguramente himnos de victoria llegaron a su mente.

Lamentablemente el cálculo le salió fallido y en vez de tener un contrincante varoncito ante el cual la particularidad de fémina era un plus, le tocó una señora que parece salida de una revista social limeña: Susanita que respira y transpira su lado caviar pero que ha logrado tener jale entre las masas necesitadas y sobre todo los jóvenes.

Ya en este camino la cosa se empezó a poner complicada y la lucha mujer contra mujer nos ha enseñado que la rivalidad entre féminas puede ser encarnizada. Que levante la mano aquel que recuerde una campaña municipal tan jodida como la última. Y es que estas señoras se han dado de alma, una vestida de lobo feroz sin temor de mostrar sus dientes y la otra vestida de caperucita guardando las formas o apariencias en todo momento.

Lo que llamó mi atención fue los cuidados que los medios de comunicación y el resto de candidatos tenían cuando se referían a ambas candidatas. Por el hecho de ser mujeres asignaban concesiones y modificaban comportamientos con un delicado tufillo paternalista que observaba como las niñas jugaban a ser políticas. Asumo que habrán disfrutado placenteramente ver los grandes errores que cometían en sus campañas. Y es que es el colmo que después de 30 años en política dejes que te chuponen o que te olvides de declarar tus tienditas miraflorinas.

El punto interesante aquí es que se abre un capítulo para la participación política de las mujeres más allá de cuotas seudo positivas que las alientan como lo que ocurre en el congreso, las listas a regidores municipales y concejeros regionales. Sean estas señoras gestoras o no de su propio destino (de repente su presencia es un mero cálculo político partidario), por cuatro años nos gobernará una mujer y eso es históricamente importante.

Pd: Este texto fue publicado la semana pasada en «La Portátil» la palabra concedió la oportunidad de volverlo a poner pero igual estoy en deuda con ustedes y prometo un texto original y único en la siguiente semana. Un brazo.. siempre!

4 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

4 Respuestas a “Campaña [por Ximena]

  1. Artopal

    Disculpa mi ignorancia, Ximena, ¿«La Portátil»?

  2. Rafo

    No se porque Susana Villaran me da tan mala espina, quiero pensar que va tener un buen gobierno, quiero creer en su lema «la esperanza vencio al miedo» y que todo lo que dicen de ella son solo mentiras de campaña, pero no se…. algo en ella me genera mucha desconfianza, tal vez sean los dobles discursos que ha tenido, las declaraciones en la mañana diferentes a la de las tardes y completamente distintas a la de las noches, o sera que nunca me trague el cuento de no recibir apoyo de la izquierda radical sinembargo me acompañan en esta carrera electoral, no la siento para nada sincera en el papel de buena gente, tampoco me genera confianza que el entorno de la izquierda que ella nego se levante a protestar por un posible alejamiento entre agrupaciones.
    Espero equivocarme y luego de sus 4 años de gobierno termine por taparme la boca.

  3. José.

    Saliéndome un poco del tema,que es campaña por el derecho a la duda,a raíz de un suceso que ocurrió en un Canto Grande,donde un niño de 14 años fue agredido por sus compañeros de colegio por el hecho de ser «serrano»encontré,sin querer esta cita que corresponde a José Carlos Mariátegui.Lo hago porque en un post pasado alguien por ahí acuso de racista al Amauta,para salir de dudas (sobre todo quien escribió el post),les dejo la cita textual tomado del diario La Primera,en la columna editorial de don César Lévano:»Hace 80 años, en su tesis sobre El problema de las razas en la América latina, José Carlos Mariátegui alertó sobre el peligro de uno de los racismos peruanos.

    “Del prejuicio de la inferioridad de la raza indígena, empieza a pasarse al extremo opuesto… Al racismo de los que desprecian al indio, porque creen en la superioridad absoluta y permanente de la raza blanca, sería insensato y peligroso oponer el racismo de los que superestiman al indio, con fe mesiánica en su misión como raza en el renacimiento americano.

    “Las posibilidades de que el indio se eleve material e intelectualmente dependen del cambio de las condiciones económico sociales».

  4. Pepe

    Muy buena cita, Jose. No se de donde salio esa infame idea de tildar de racista a alguien con tanta sensibilidad social como es Mariategui.
    La ultima frase me recordo no se porque a Toledito, nuestro «Harvard Amauta»… plop!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s