Engreír [por Ximena]

Nada como tener a papá en casa. Si de engreír se trata entre los papás y los abuelos se la riñen. Yo tengo una engreída con la cual he entendido lo que es consentir a alguien sin medida. Hace un año y 10 meses llegó a casa una pequeña niña. La primera sobrina y la primera nieta de dos familias gracias a mi hermano mayor. Las babas no tardaron en caer y las sonrisas siguen apareciendo.

Cada vez que esta minúscula personita aprende algo es como si algo nuevo en el mundo se develara ante nuestros ojos. Los pequeños son como un imán que atrapan con velocidad los gestos, humores y particularidades de cada uno y si son engreídos y únicos peor. Por ejemplo mi pequeña Valeria saber bien de qué hilo jala cuando está cerca alguien. A su abuelo lo tiene jugando, cuando lo ve jala las colchonetas para saltar y repetir el proceso una y otra vez. Con su abuela materna a la hora de la comida buscar mil trucos para abrir la boca. Conmigo es el momento del baile, cualquier sonido es motivo para mover las manos, pies y caderas al son de las latas. Y claro si no se hace las cosas como ella quiere viene el puchero complementado con el llanto.

Y es que en verdad es difícil no engreír a las personas que queremos. Siempre nos enseñan que uno les hace más daño si no les quita el engreimiento desde pequeños, pero al final la gente engreída tiene otra forma de ver la vida. Claro como todo tiene pros y contras pero hasta ahora veo que la gente engreída casi nunca le va mal. Siempre hay un engreído y un engreidor, entonces ¿en qué nos basamos para suprimir esta “mala costumbre” humana?

6 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

6 Respuestas a “Engreír [por Ximena]

  1. MABEL

    Ximena, que tema! si yo tambien se lo que significa consentir y es que a pesar de tener un hijito de 8 años a quien consciento y amo muchisimo, tengo una sobrinita a quien engrio sin medida.
    A ella tengo que agradecerle el que me hiciera sentir lo que realmente es engreir y es que hasta antes que ella llegara yo pensaba que engreia a mi hijito, pero no era así, a mi hijo lo engrio pero cuando es necesario corrijo porque tengo que recordarle que yo soy la autoridad en casa y que tenemos que respetarnos. En cambio a Xiomarita le consciento todo y si tengo que hacerle ver si se porto mal se lo digo de otra forma porque para correjirla estan sus papitos y entonces ellos me dicen es tu culpa porque tu la conscientes, vaya problema, pero tendremos para rato porque yo seguire siendo engreidora y ella mi engreida.

    Saludos y gracias por este tema que es pan de cada día en muchos hogares y no solo con niños sino con algunos que quieren seguir siendo niños.

  2. sandovAL ALvarado

    Compren su Peru21 del día de hoy que esta buenísimo el suplemento de humor: «El Otorongo»

  3. sandovAL ALvarado

    He escuchado anteriormente comentarios de que los latinos somos demasiado «engreidores». En Europa o Estados Unidos, uno apenas cumple la mayoría de edad, los padres al día siguiente tienen todas tus cosas empacadas en la puerta de la casa para que te vayas. Pero en cambio nosotros tradicionalmente pasamos nuestra educación superior viviendo con nuestros padres, construimos un piso adicional para vivir con nuestra familia, o nos acomodamos como podemos tanto en nuestra casa con nuestra familia, o cuando recibimos a los parientes que vienen de provincias o el inmigrante ya establecido en EEUU que acoge en su domicilio a los familiares que recién han emigrado…

    Esto sería considerado «engreimiento también»???

    _____________________________

    Por otro lado, hace unos años recuerdo que llegaban las noticias de que debido al caluroso verano en Europa morían decenas o cientos de ancianos solos y abandonados en sus casas sofocados o por falta de atención, mientras los hijos y nietos se iban de vacaciones de verano a otro país por semanas enteras y nadie se inmutaba o se compadecía de dicha situación. Pero en cambio nosotros cuidamos de nuestros abuelitos o a nuestros padres cuando son ancianos, como no tenemos dinero para contratar una enfermera a tiempo completo, los hermanos se turnan para cuidar a los padres o siempre terminan viviendo en la casa de uno de los hijos.

    Esto sería considerado «engreimiento también»??? con nuestros ancianos???

  4. Carmen Mendoza

    Cuanta razon tienes: en que nos basamos para suprimir el engreimiento a nuestros hijos…tal vez todo es cuestion de sentido comun, encontrar un balance se convierte en todo un arte.

  5. Mabel,

    Juan me asigno la palabra justo cuando ando en proceso de engreimiento con mi enana. Lo que siempre me he pregunto es que pasará cuando yo tenga mis propios hijos ¿Cómo hare para engreírlos igual a todos? ¿Dejare de engreír a mi sobrina?
    Tu nos cuentas que son tipos de engreimiento distintos sería genial que nos cuentes más sobre ello.

    Sandoval,
    Creo que más que engreidores somos más sobreprotectores, por eso nuestros padres no nos echan de casa cuando somos adultos. El complejo de mamá gallina vive en nuestra sociedad pero creo que es más un complejo a lo “madre coraje” y a la idea de los padres que más allá de sus hijos no hay nada.

    Carmen,
    El problema es cuál es el punto de balance en cosas tan personales como la relación con nuestra familia. Creo que necesitaríamos un especialista que nos explique más sobre la influencia que tenemos en las personas para poder entender donde poner ese punto medio.

    Slds

    Xime

  6. sandovAL ALvarado

    «Sobreprotectora» esa es la palabra, gracias Ximena. Con razón mi mamá dice: «Mientras vivas en mi casa, no lavarás ni siquiera una media» asu que radical.

    Y con respecto a nuestros ancianos, también somos sobreprotectores?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s