Crédito

credito

¿Cuándo habrá surgido aquello de “el crédito nacional”…? Generalmente se aplicaba a los boxeadores, entre los cuales el crédito nacional por excelencia era Mauro Mina. Qué pelea aquella con Henry Hank, en el Madison Square Garden. Mina llegó a ser el número 1 en el ranking mundial, vale decir, el primer aspirante al título. Natural de Chincha, don Mauro descendía a todas luces de esclavos africanos, y todos los aficionados peruanos vibrábamos al son de sus combazos, mientras los locutores latinos narraban para la audiencia hispana: “Golpea el inca, jab del inca, persigue el inca…” Hubo otro boxeador famoso, el surquillano Dávila, pero volvamos al término “crédito”.

Casi todas las acepciones de “crédito” tienen que ver con el hecho de deber plata y cuestiones bancarias semejantes. Más me gusta aquello de “dar crédito a la palabra…”, o sea, creerle a alguien. Cuando no cumplimos con la palabra empeñada, perdemos crédito, respaldo, nuestra palabra se devalúa (vaya, sigue la cultura bancaria dando vueltas por aquí).

“Palabra de honor”, era un juramento sublime cuando era niño, sin duda heredado de tiempos caballerescos. ¿La dicen los niños de estos días? Qué va. Tantos siglos llegaron hasta mi infancia y ahora estoy ante un futuro en que, de no ser por los lectores que escriben, estaría perdido. “Palabra de hombre”, se decía y tomaba muy a pecho, porque quien faltaba a ella veía cuestionada su hombría. Esta expresión, también de orígenes virtuosos y remotos, sucumbió por ser políticamente incorrecta en tiempos de la igualdad de derechos. Los valores van cambiando y nuestra época levanta otros, que tenemos que fortalecer entre todos.

2 comentarios

Archivado bajo El Diario del Cuy

2 Respuestas a “Crédito

  1. Yo también recuerdo aquello de crédito nacional en los boxeadores,el que más llamó mi atención fue sin duda alguna el trujillano “Romerito”, en aquella lejana ya ,pelea en el Madison Square Garden,año 1983,que “casi” gana como nos gusta llamar tan eufemísticamente a las derrotas . Crédito es en resumen,algo así como una certeza de cumplir algo,un compromiso con respaldo basado en lo que se ve en ese momento. Claro que en estos tiempos se aplica muchísimo a la cuestión bancaria. Si de créditos de palabra se tratara la cosa,los gobernantes nuestros deberían ser embargados por todos nosotros,ya que hace mucho que acabaron con aquel que se les extendió eligiéndolos como nuestros verdugos,perdón,digo,nuestras autoridades.

  2. Carlos Soria

    Estimado Juan:
    Creo que en el fondo el mensaje puede tener diferentes formas pero en su esencia es lo mismo, antes o ahora, si mientes ya nadie te va a creer, es como el cuento de Pedrito y el Lobo, para la época actual la historia podría contarse como que Pedrito alardeaba de que tenía dinero y todo el pueblo le prestó, hasta que vino el Lobo y lo embargo…. jejeje.
    Estimado Cuy:
    ¿Estás pensando regalarle algo a tu prole?, se viene navidad y puede que en estos tiempos de repente ya hayas sucumbido ante el sistema de créditos a sola firma… jajaja. Hablando en serio, ¿que le regalarías a los personajes que están en la tira?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s